06 de enero: Enfermeras, enfermeros un regalo de reyes magos

In principio erat Verbum

“Lo que importa no es lo que nos haga el destino sino lo que nosotros hagamos con él.”

Florence Nightingale

El 6 de enero en nuestro país no solo se espera la llegada de los Reyes Magos, sino que también se conmemora a las y los enfermeros; el origen más aceptado de esta celebración data de 1931 cuando el doctor José Castro Villagrana estableció esta celebración, calificándolos como un verdadero regalo de reyes para los pacientes, aunque también existe una versión donde se asegura que la primera generación de enfermeros se graduó justo en una fecha similar.

Hoy más que nunca es necesario honrar su responsabilidad, compromiso y amor al prójimo, porque han sido ellos junto a médicos, investigadores y personal dedicado al cuidado de la salud, quienes han librado una de las batallas más complicadas en las últimas décadas: atender al Covid-19.

En momentos difíciles como los que vivimos, reconocer su labor no sólo es necesario, es imprescindible; por ello es que en este día además de esperar la llegada de juguetes y regalos de Melchor, Gaspar y Baltasar, también es imperativo reconocer, alentar e incentivar a cada una de las mujeres y hombres que se dedican al cuidado de los pacientes.

Quizá continuar visibilizando la importancia de su trabajo impulse a que el número de profesionales en el rubro aumente, ya que desafortunadamente y a pesar de que su labor es sumamente esencial tanto en el diagnóstico, tratamiento, administración de medicamentos y seguimiento de pacientes, México de acuerdo a datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, cuenta con la tasa más baja entre los países miembros, con un 2.9 de enfermeras o enfermeros por cada 100,000 habitantes cuando el promedio es de 8.8.

Y es que, a pesar de que su presencia marca una diferencia significativa en el sector salud, debemos aceptar que todavía faltan acciones que realizar para lograr un reconocimiento pleno, y si bien los esfuerzos continúan como lo sucedido, el 2020, que fue declarado como el año de la enfermera y la partera e incluso la Organización Mundial de la Salud invitó a una enfermera y una matrona por país a la 73a Asamblea Internacional con la finalidad de escuchar la voz de estas profesionales, aún se requiere de mayores prestaciones, incrementos salariales, flexibilidad en el número de horas para realizar turnos y mejoras en las condiciones laborales, entre otros.

Es cierto que con la llegada de la pandemia muchas tradiciones cambiaron, que quizá el confinamiento ha alterado algunas actividades como la celebración de los Reyes Magos, pero hoy no perdamos la oportunidad de brindar una sonrisa a un niño, más aún ahora que debemos mantenernos en casa y observar todos los protocolos de protección para salvaguardar nuestra salud, pero sobre todo agradezcamos la determinación, liderazgo y compasión de cada enfermera y enfermero, porque ellos son un pilar determinante y significativo para nuestro sistema de salud.

*Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación.

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n