A un año de la primera piedra, Parque Aventura en Tulancingo no opera

En la nueva atracción turística en la cual se erogaron 6 millones 687 mil 601 pesos

Este jueves se cumple un año de la colocación de la primera piedra del Parque Aventura en Tulancingo en la colonia Linda Vista, en las inmediaciones del Cerro del Tezontle y el Zoológico.

Sin embargo, la nueva atracción turística en la cual se erogaron 6 millones 687 mil 601 pesos provenientes de Recursos Fiscales, hasta la fecha no puede ser abierta al público porque no brinda seguridad al usuario y es necesario un dictamen.

Lo anterior declaró el Presidente Municipal de Tulancingo, Jorge Márquez Alvarado, a medios locales.

Te recomendamos: Realizarán consulta sobre instalación de Walmart en Tulancingo

El proyecto con retos de altura como muros para escalar, puentes colgantes, recorrido en bicicleta, puentes tibetanos, y tirolesa, el cual se anunció en enero de 2020 por el entonces presidente municipal Fernando Pérez Rodríguez.

La obra se adjudicó al licitante Parques de Altura México S.A. de C.V. por un monto total con IVA, de 6 millones 288 mil 659 pesos, de acuerdo con datos de la Plataforma Nacional de Transparencia.

El su momento, el exalcalde Fernando Pérez Rodríguez aseguró que la obra sería un polo de desarrollo económico y turístico, y que operaría en el primer semestre.

El 24 de junio de 2020, colocó la primera piedra, tres meses antes de concluir su periodo de gobierno.

Se informó que el proyecto fue avalado por el Gobierno del Estado de Hidalgo. En septiembre se realizaron pruebas en el 80 por ciento de avance (construcción y equipamiento).

Puedes leer: Gobierno de Tulancingo mantiene deuda de más de 36 millones de pesos

De acuerdo con la Dirección de Obras Públicas, el Parque Aventura fue establecido en una longitud de 432 metros y agrupa un total de 18 juegos de altura. El costo de entrada seria de 100 pesos para habitantes de Tulancingo y 200 pesos para visitantes.

La obra ubicada en el Parque Nicolás Flores, llamó la atención de los habitantes de la parte alta, quienes aseguran su principal preocupación son los temas de inseguridad en esta zona identificada como foco rojo.

Cabe mencionar que con esta serian dos obras que dejó la pasada administración y no funcionaron, la otra es el puente Bicentenario, que ante el riesgo por los cables de luz, permaneció cerrada por meses para que le diera solución el actual gobierno.