Advierten movilizaciones por falta de saneamiento a Presa Endhó

El Movimiento Social por la Tierra informó que, de no reactivarse los trabajos de investigación y las acciones ya comprometidas para el resarcimiento del medio ambiente en la zona aledaña a la Presa Endhó, comenzarán movilizaciones en el contexto de la toma de protesta de los alcaldes electos, programada para este 15 de diciembre. 


Francisco Chew Plascencia, líder del organismo social, explicó que a dos años de la Declaratoria de Emergencia Sanitaria que dio cuenta la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), las acciones están detenidas, tanto por parte del gobierno federal como estatal, de ahí la urgencia de exigir la reactivación de los trabajos. 


“Tenemos pensado comenzar las movilizaciones en el marco de las tomas de protesta de los alcaldes electos,  pues también ellos tienen que comprometerse con el saneamiento de la zona donde habitan familias que todos los días enfrentan la contaminación”, informó. 


Actualmente ni la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales federal (Semarnat) ni su par en la entidad han concluido con los trabajos de diagnóstico completo y de resarcimiento de los daños ocasionados por la contaminación en la zona.

Además, ambas dependencias carecen de titulares, pues este año dejó el cargo Víctor Manuel Toledo, a nivel federal; mientras que Benjamín Rico, exsecretario de la Semanat en Hidalgo, renunció para buscar una candidatura como suplente a la alcaldía por Pachuca. 


En ese sentido, Francisco Chew confirmó que Manuel Hernández Badillo, alcalde electo de Tula de Allende, sí firmó acuerdos locales para que una vez que asuma el cargo realice las acciones necesarias para concretar la puesta en marcha de las plantas de tratamiento de San Francisco Bojay, Santa Ana Ahuehuepan, y Santa María Michimaltongo que aún están pendientes, pero que forman parte del proyecto medioambientalista.


Además existe el compromiso de la construcción de las plantas de tratamiento de aguas para retirar metales pesados y arsénico en los pozos Insurgentes de la comunidad de El Llano y Bomintzha, entre otras acciones relacionadas con el mejoramiento en la calidad del agua potable y de riego.

 
Cabe destacar que, derivado de los estudios ya realizados por la Cofepris, que dieron origen a la declaratoria de emergencia, se confirmó que la población enfrenta enfermedades de distinta índole derivadas de la condición del agua y el suelo contaminados, y a pesar de que iniciaron las acciones de diagnóstico, el trabajo de mitigación está pendiente.