Opinión

Aeropuerto Felipe Ángeles y la cercanía con el estado de Hidalgo

Ciudad y movilidad

Hace una semana, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, inauguraba la nueva base área militar de Santa Lucía, donde se construye el aeropuerto Felipe Ángeles, proyecto que se encuentra entre los límites del estado de México e Hidalgo. La construcción de dicha obra representa una oportunidad de desarrollo económico y social para la zona sur del Estado, una región que ha crecido aceleradamente y de forma desordenada por desarrollos habitacionales que se han asentado de forma irregular, depreciando el valor de las tierras.

Sugerimos: Román Hernández Genis 

Para el estado de Hidalgo la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles, representa una oportunidad para cambiar la vocación territorial y uso de suelo de la zona sur de la capital del Estado y de los municipios que integran la Zona Metropolitana de Tizayuca, convirtiéndose en una región altamente competitiva para el desarrollo económico y turístico, debido a su ubicación geográfica y conectividad de carreteras que hay en el Estado. Adicionalmente, las empresas que se ubican en la zona industrial de la región se ven beneficiadas por la cercanía que hay con el aeropuerto, acelerando el desarrollo económico, ampliando la oferta de empleos y mejor pagados.

El reto que tienen las autoridad estatal y las municipales, se centra en la planeación territorial y urbana que tiene la zona, para que el impacto que tiene este megaproyecto aéreo, no afecte en el desarrollo y calidad de vida de las familias hidalguenses que habitan la región y, que los proyectos que elaboren las autoridades se realicen de forma equilibrada y sostenible con el medio ambiente.

Recomendamos: Emergencia energética y soberanía

Las autoridades municipales y la estatal, no pueden ser espectadores de inauguraciones de terminales aéreas, en este momento se cuenta con el tiempo suficiente para elaborar un plan que genere proyectos de desarrollo urbano en el corto mediano y largo alcance en la región, que permita el crecimiento ordenado y sostenible para que la zona sur del estado sea considerada como un caso de éxito a nivel nacional e internacional, por transformarse en un polo de desarrollo económico sostenible.

Ricardo Bravo

Activista, promotor de la bicicleta, amante del deporte de aventura y la naturaleza. Creo en el desarrollo sostenible y el trabajo en equipo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario