Agenda medioambiental

Nomografía

Cuando uno decide aventurarse para hablar sobre el medio ambiente y los efectos que el cambio climático está teniendo en la vida de todos, procuramos hablar desde experiencias personales y, en buena medida, la agenda que van determinando diversos actores políticos y sociales. En este sentido, un referente a nivel internacional es sin dudarlo Jeremy Rifkin. A este respecto, vale la pena darse un clavado en la obra de Rifkin llamada El Green New Deal Global, en donde aborda con precisión los próximos retos ambientales en el corto, mediano y largo plazo.

Rifkin propone un nuevo acuerdo verde global en el que invita a todos los gobiernos -y claro a la sociedad- a sumarse a un esfuerzo sin precedentes que tiene fecha de caducidad. En pocas palabras el autor sugiere una especie de punto de no retorno para el futuro de la humanidad. Sin duda, con una precisión encomiable aborda temas de la mayor relevancia, tales como: el desmoronamiento del patrón de uso de las energías fósiles durante los próximos años y la necesidad de transitar irremediablemente hacia las energías verdes; también, aborda el impacto social enmarcado en la modificación de los hábitos de los jóvenes, a partir del movimiento de concientización generalizado sobre los efectos irreversibles del cambio climático.

Personalmente, después de leer su libro, llegué a la conclusión que los planteamientos de Rifkin no pueden pasar desapercibidos en el contexto de un eventual replanteamiento de la agenda pública internacional y, por supuesto, nacional en materia ambiental, a la luz de las particularidades geográficas de nuestro país y las tendencias internacionales que apuntan hacia la consolidación de una estrategia de gran calado que permitirá la multiplicación de voluntades y de esfuerzos conjuntos en el ámbito multilateral. En ese sentido, la lectura de la obra de Rifkin debería ser materia obligatoria para el ejercicio de las atribuciones públicas de los funcionarios y legisladores de todo el país.

En el ámbito académico también hay un reto enorme de concientización. Cada profesor a nivel de educación preescolar, básica, media superior y superior debería buscar una perspectiva ambiental para transmitir los diversos conocimientos a los alumnos (bien podría ser encontrar desde el ámbito material de cada curso una problemática ambiental para resolverla bajo el método del caso). Justamente uno de mis retos al impartir clases de derecho internacional público y política internacional ha significado en hacer conciencia entre los alumnos sobre las repercusiones generadas por el contexto internacional, con mayor énfasis en lo ambiental, en el día a día de los mexicanos -centralmente en la economía, salud y desarrollo de la población más vulnerable-.

Lo anterior no debe resultar trivial, pues por la ubicación geográfica, tamaño y el papel que deberíamos jugar como país en nuestra región, nos podría definir como actores relevantes, o no, en un contexto global. El punto de partida obligado es el diseño de un plan de política pública ambiental que retome los principales puntos de la agenda ambiental internacional, a partir de la consideración específica de nuestros avances, aspiraciones, rezagos específicos y particularidades intrínsecas.

Además, otra razón que nos invita a transitar para que el medio ambiente sea prioridad en nuestro país, es la agenda delineada por el presidente electo de EUA, Joe Biden, en cuyo caso ha dejado clara su intención de regresar al “acuerdo de París” y con ello establecer una dinámica de revalorización de la conciencia global en materia ambiental, priorizando el combate al cambio climático como uno de los ejes rectores de su administración. Una buena vecindad nos obliga a discutir, cuando menos, el tema con ellos.

En tales circunstancias, el Estado mexicano habrá de encontrar los espacios de reflexión necesarios para trazar una hoja de ruta que permita alinear las acciones de gobierno y sociedad con el cumplimiento de los compromisos internacionales que hemos asumido como propios en el ámbito ambiental y así consolidar una agenda compatible con los intereses e iniciativas multilaterales que hoy en día se consideran ineludibles e impostergables.

EMILIO SUÁREZ LICONA

CONSULTOR Y PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA

@EMILIOSL