DeportesGlobal

Agnes Keleti, la reina de la gimnasia olímpica, celebrará 100 años de vida

Una vida que podría ser de película

AFP/ Budapest. La campeona olímpica de más edad entre las que están vivas, la gimnasta húngara Agnes Keleti, celebrará su cumpleaños 100 en su país natal con sorprendente vitalidad, luego de una vida de éxodo marcada por el Holocausto y la gloria de los podios.

“Me siento bien: el truco es que no hay que mirarse en el espejo”, ironizaba la venerable Keleti, nacida el 9 de enero de 1921, al recibir a la AFP en su apartamento de Budapest el pasado mes de noviembre.

Te sugerimos: Buscaremos fortalecer la economía de los clubes frente a crisis por el Covid: Arriola

“Es así como me he conservado joven”, explica en tono bromista esta ex medallista de oro mientras que pasa la mano por su melena canosa.

Aunque su edad afecta a su memoria más cercana, Agnes conserva la lucidez y se mueve con paso seguro, dibujando una coreografía en medio de las fotos y de los recuerdos de sus numerosos viajes.

“Ya no me dejan hacer el ejercicio de apertura de piernas”, bromea. “Mi enfermero cree que es pedir mucho a mi edad”, afirma en tono confidencial.

Agnes muestra con orgullo un nuevo libro, publicado con ocasión de sus 100 años, una vida que podría ser de película.

También te recomendamos: David José, pintor, maestro en el diseño y el humor fino

Keleti conquistó 10 medallas en gimnasia, la mayoría luego de haber alcanzado los 30 años de edad ante adversarias adolescentes. Cinco de ellas oros olímpicos en Helsinki (1952) y Melbourne (1956).

“Practicaba deporte no porque me hiciese bien, sino para ver el mundo”, explicaba en 2016.

Convocada por el equipo nacional en 1939, la reina de la gimnasia logró su primer título en Hungría un año después. Pero no tardó en verse privada de toda actividad deportiva por sus orígenes judíos.

Tras la ocupación de Hungría por la Alemania nazi en marzo de 1944, escapó a la deportación hacia un campo de concentración al conseguir documentación falsa y hacerse pasar por una joven mujer de la limpieza cristiana, Piroska Juhasz.