Ahogados por el Covid y por los vivales

Letras Minadas

Tras verse delicado de salud, Jonás se recupera en su casa convaleciente del Covid 19, por fortuna no fue ingresado a ningún hospital, hoy en día convertidos en antesalas de la muerte. El viacrucis no termina para el hombre de 48 años, quien debe comprar oxígeno para continuar con su recuperación, con todo y la crisis económica que tocó a su puerta desde hace varios meses. 

Cuando un familiar acudió a Infra – principal proveedor de oxígeno -, para rellenar un tanque, le informaron que, debido a la alta demanda ya no había rellenado, solo tanques nuevos. Al hermano de Jonás no le quedó más remedio que hacer el esfuerzo y adquirir el cilindro.

Otro caso: Mónica está desesperada, las secuelas del Covid 19 tienen maltrecho a su padre, quien está postrado en la cama de su casa y requiere tanque de oxígeno para respirar. Debido a la urgencia, recurre a una página en redes sociales llamada Tanques de oxígeno, de venta y renta: “1 mil 500 semanal o 3 mil 500 al mes”, promocionan.

Tras cerrar el trato virtual, la mujer deposita dinero con la promesa de que en aproximadamente una hora le llevarán a su domicilio un tanque de oxígeno de 600 litros. Pasado el tiempo acordado se da cuenta que ha sido timada, el presunto vendedor ya no le responde los mensajes, luego la bloqueó.

Estos, son solo dos ejemplos de tantos que en las últimas semanas se han multiplicado debido a empresas voraces y gente sin escrúpulos que lucran con la necesidad y la salud de familias enteras. La Procuraduría Federal del Consumidor ya detectó estos abusos por parte de dos proveedores en Hidalgo, que están haciendo su agosto en plena pandemia.

Hasta ahora solo hay tres denuncias en contra de estas dos empresas de las que Profeco se reservó los nombres, mientras que algunas páginas de redes sociales dedicadas a timar a la gente ya han sido identificadas, aunque «eso le toca resolverlo a la policía cibernética», declaró la titular de la Oficina de Defensa del Consumidor, Italia Almeida Paredes. 

De acuerdo con una lista de precios elaborada por la Profeco, el costo de un tanque portátil de oxígeno que pesa alrededor de cuatro kilos, va de los 2 mil 421 hasta los 15 mil 500 pesos, mientras que de los tanques fijos el promedio es de 4 mil 437 hasta 10 mil 20 pesos, según la capacidad que varía entre 114 y 3,330 litros.

El valor de los concentradores que son máquinas generadoras de oxígeno va de los 29 mil 700 pesos el más barato, hasta los 125 mil pesos el más caro, según la cotización de proveedores como Claro Shop, Galen Medical, Infra, Ingeniería de Aplicaciones Biomédicas, Medical Center, Medigas, Oxígeno 24 horas, Moverte nos mueve y Mercado Libre.

Aunque hay quienes tienen la posibilidad de costear un tanque e incluso un concentrador de oxígeno, para la mayoría los precios son inasequibles, por lo que en algunas entidades se están aplicando políticas de apoyo para pacientes con esta necesidad, como el caso de la Ciudad de México, donde desde el pasado 31 de diciembre el gobierno instaló estaciones de recarga gratuita para cilindros de oxígeno. 

Una acción gubernamental que debería replicarse en todo el país, porque literalmente sería un gran respiro para aquellos que han sido los más golpeados por el Covid, tanto económica como físicamente, y de paso un manotazo en la mesa para aquellos que están lucrando con la desgracia de la gente.