Amapola, la flor prohibida crece en el camposanto de Acaxochitlán

Algunos paisajes secos del Panteón Municipal de Acaxochitlán cobran vida con el color purpura de la amapola, planta de la que se extrae el opio para producir morfina, heroína y codeína.

El pequeño sembradío ubicado a mano derecha del camposanto más antiguo de Acaxochitlán, llama la atención de los lugareños que acuden a limpiar las tumbas de sus familiares.

La planta cuyo nombre científico es papaver somniferum, también conocida como adormidera, se ha esparcido a ras del suelo, cerca de sepulturas abandonadas por años, a unos metros se encuentra el mausoleo de la familia Sosa Castelán.

Puedes leer: Iglesias católicas sí programan Domingo de Ramos

Según los visitantes que se percatan de la flor durante el recorrido para llegar a la tumba de su ser querido, más allá de relacionarla con el uso de las drogas, aseguran que la amapola en este cementerio no genera más que placer a la vista y un fin decorativo.

“Es una flor muy bonita, y no solo en este panteón de Acaxochitlán, también en Ahuazotepec hubo amapola, se debe a que la gente hace muchos años la llevaba para sus muertos como una ofrenda”, mencionó Antonio, a quien llamaremos así para proteger su identidad.

“Sí nos llama la atención, antes había más de esta flor, ahora solo en esta área, la gente la trajo, dos o tres ocasiones que la han querido quitar”, señala el deudo mientras acomoda los ramos.

Puedes leer: Controlan incendio en corralón de Progreso; 72 autos calcinados

En la actualidad, la región Sur de México ha resaltado por los cultivos ilegales de amapola de campesinos e indígenas.
El 26 de enero de 2021, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se pronunció por la regularización de la amapola en México, luego de un enfrentamiento en San Miguel Totolapan, Guerrero, entre pobladores y elementos del Ejército Mexicano que intentaban destruir los plantíos de amapola.

“Efectivamente están en la ilegalidad estos plantíos, y obviamente el ejército está tratando de erradicar y quemar estas plantaciones, tengo mucha fe en que se pueda llegar a regularizar en algún momento, primero la marihuana, el cannabis”.

En relación a la amapola, Sánchez Cordero dijo que llegará un momento, posiblemente no inmediato pero sí a mediano plazo, en donde estos opiáceos puedan llegar a ser regulados en alguna legislación para que también se obtenga todo tipo de medicina, como la morfina y otro tipo de sedantes necesarios.

“Últimamente también para resolver el tema de los enfermos de Covid-19, que tienen que estar anestesiados y tienen que tener este tipo de medicamentos”, señaló la secretaria de Gobernación.