Buendía, Bartlett, Zorrilla, Sosa…

Agujeros Negros

En plena campaña para diputado federal por el I Distrito Pachuca en 1985 José Antonio Zorrilla Pérez que construía su candidatura a gobernador de Hidalgo por el Partido Revolucionario Institucional (PRI)  huyó el 25 de mayo de ese año a España en un vuelo de Iberia, al conocer que era acusado como autor intelectual del homicidio del periodista michoacano Manuel Buendía Tellézgirón.

El ex director de la temible policía política Dirección Federal de Seguridad (DFS) luego de ser presidente estatal del PRI y director de Gobernación en los gobiernos de Jorge Rojo Lugo y Guillermo Rossell de la Lama, se sumó al equipo del secretario de Gobernación Manuel Bartlett Díaz, desde donde diseñó su estrategia para gobernar el estado que lo vio nacer en Zimapán.

Aprovechando su posición y la debilidad política de Rossellde la Lama, se alió, protegió al grupo que en 1982 se apoderó de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y armó a su brazo violento la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) con el compromiso de que conseguido su objetivo de ser gobernador su sucesor sería Gerardo Sosa Castelán.

El tiempo que duró su campaña, hubo derroche y fortaleció al grupo de Sosa que se apoderó de 15 ayuntamientosmediante la ola terror del porrismo universitario y oscuros acuerdos con José Guadarrama Márquez secretario de Gobierno de Rossell, que le permitieron retar en 1987 al gobierno de Adolfo Lugo Verduzco, que en 1990 logró reducir su fuerza al “exiliarlo” a cambio de respetar su control en la UAEH.

Huido a España Zorrilla Pérez y sustituido en la candidatura por Germán Corona del Rosal, la Secretaría de Gobernación (SeGob) de Manuel Bartlett “exoneró” a Zorrilla Pérez del homicidio de Manuel Buendía y lo acusó de ineficiencia;solo cuando dejó Gobernación es que Zorrilla Pérez es aprehendido el 13 de junio de 1989 por el procurador Ignacio Morales Lechuga y en 1993 sentenciado a 35 años de cárcel que luego se redujo seis años, para salir libre en 2009.

Así a 37 años del homicidio de Manuel Buendía, que se cumplieron este 30 de mayo, aún hay dudas sobre que tanto sabe el ahora director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre el homicidio y los hidalguenses seguimos pagando las consecuencias del fortalecimiento del clan deSosa Castelán, mientras Zorrilla Pérez a sus 76 años de edad vive en libertad en su rancho de Atotonilco El Grande.