“Como padres nos corresponde estar, acompañar y permanecer”

Luis, Carlos y Alejandro aseguran que la paternidad es una experiencia indescriptible que impregna la vida de emociones constantes

Una fecha significativa para muchas familias que reconoce la importancia de la presencia masculina en el rol familiar es el Día del Padre, ocasión que tuvo su origen en Estados Unidos en 1924 por iniciativa del entonces presidente Calvin Coolidge y que en México comenzó a generalizarse en los centros escolares en la década de 1950. 

En esta edición de Reflector te compartimos las historias de vida, experiencias y perspectivas de tres hombres en su rol como padres de familia.

Un migrante en busca de mejor calidad de vida 

Luis M. Jardinez, originario de la comunidad de El Zetoy, municipio de Tenango de Doria, es padre desde los 19 años; por necesidad emigró a Luisiana, Estados Unidos, en donde se ha establecido desde 2001 con el propósito de buscar una mejor calidad de vida para su familia. 

“Fue bonito enterarme de que iba a ser papá porque estaba en mis planes de vida, pero también me dio miedo, y al saber que donde vivía no existían muchas oportunidades de trabajo decidí buscar suerte en el otro lado, pero los dejé chiquillos”. 

Comparte que su contacto en aquellos años se establecía a través de breves llamadas de 20 minutos cada ocho días en horas específicas en la cabecera municipal, esto debido a la falta de telefonía y mensajería en su comunidad. 

Te recomendamos: Manualidades para el Día del Padre fáciles y baratas

“A pesar de que procuraba estar enterado de sus vidas y actividades, sé que les hice falta y a mí me hizo falta verlos crecer. Cuando uno de mis hijos me dijo que quería venir a trabajar sentí bonito, porque así podía estar un poco más al pendiente de él, porque acá también la vida es diferente y cada uno nos dedicamos a nuestro trabajo, pero nos vemos cada fin de semana”. 

Asegura que tiene una relación de respeto y cariño con sus dos hijas y su hijo, no obstante, uno de sus deseos y metas por las que trabajó no se vio concretada. 

“Yo les pedí que estudiaran, que aprovecharan la oportunidad para tener una carrera, pero ninguno quiso, me hubiera gustado que tuvieran ese recurso para la vida. Creo que como papá el poder abrazarlos y tener muestras de afecto es un anhelo para quienes estamos lejos del país y no se sustituye por nada, pero también es la forma que tenemos para construir un futuro para nuestros hijos”. 

Foto: Cortesía

El reto de hacerlo solo 

La paternidad para el docente y comunicador Carlos Portillo ha sido una experiencia con contrastes, experimentándola de manera distinta al convertirse en padre soltero desde hace tres años. 

“Ha sido un tanto complejo equilibrar la necesidad del tiempo, atención y afecto con el trabajo, en especial ahora que uno de mis hijos es adolescente, pero más que eso para mí ha sido satisfactorio porque finalmente quienes afrontamos el reto de ser padres solteros lo hacemos con la convicción de un compromiso, poniendo en tela de juicio que los hombres somos irresponsables”. 

Sin imaginarse que viviría esta etapa, afirma que las consecuencias dependen del compromiso y los valores de cada persona al final de cada relación, sin victimizar o desacreditar las acciones e intenciones del otro. 

“¿Es difícil? Sí, tanto para mujeres como para hombres, porque es muy complicado garantizarles una vida llena de gozo y desarrollo cuando solamente tienes el respaldo de uno de los dos padres”. 

Señala que la satisfacción más grande como padre es compartir cada éxito, aprendizaje y el desarrollo de sus dos hijos.  

“Yo me la volvería a rifar de la misma manera sin importar las desveladas y el cansancio con tal de ver cómo sus sueños se van construyendo”. 

Puedes leer: Regalos para el Día del Padre por menos de 500 pesos

Aprendizaje y amor incondicional 

Para Alejandro Ortiz, quien es padre desde hace 1 año 8 meses, ha significado una etapa llena de aprendizaje y amor incondicional. 

“Desde que conocí a mi esposa tuve la certeza de formar mi familia, solo que no sabíamos cuándo pasaría y la llegada de mi hijo fue repentina, no lo imaginamos, mucho menos lo esperamos, pero nos vino a cambiar la vida de una forma maravillosa”. 

Foto: Cortesía

El tener la responsabilidad y el cuidado de una pequeña vida, expresa, ha sido el motor para emprender y luchar, con la convicción de convertirse en su mejor guía, su soporte y amigo. 

“Siempre se ha dicho que no hay escuela para este trabajo, pero creo que como padres nos corresponde estar, acompañar y permanecer, para disfrutar con ellos cada etapa porque es irrepetible. Nuestra presencia en el núcleo familiar es necesaria, no solo para los hijos, sino para nosotros como padres”. 

La paternidad en cifras  

  • La Encuesta Demográfica Retrospectiva revela que en México 17.8 millones de hombres de entre 20 y 54 años, en 2017, habían tenido al menos una hija o hijo nacido vivo 
  • En 2020, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país 93.5 por ciento de padres de familia se encuentran casados o en unión libre 
  • 5.9 por ciento de padres de familia declararon haber estado alguna vez unidos, pero en la actualidad están separados 
  • El 0.5 por ciento corresponde a padres solteros en México  
Mostrar más