Diosas, guerreras y madres, presencia femenina en los códices mesoamericanos

Deidades en Mesoamérica

El Centro de Investigaciones Históricas y Culturales, de la Secretaría de Cultura Hidalgo, compartió el análisis de la presencia femenina en los códices mesoamericanos.

Con motivo del Día de las Madres, Raúl Macuil Martínez de CIHC, abordó el tema de las representaciones de la mujer en los códices, mostrando diversos aspectos, ya sea como Diosas, guerreras o bien madres.

Te sugerimos: Muvikids prepara juegos y talleres lúdicos para niños

Algunas de las presencias en la historia, a través de códices, pinturas y esculturas son: Teteo Innan, la madre de todos los dioses, mujer que conoció las propiedades medicinales de las hierbas.

Coatlicue, madre de Huitzilopochtli; la Señora de Xoxoteco; Chalchiutle, la sirena o señora del agua, a quien se le ofrecían cantos, copal, pulque, tamales y papel, a cambio de proveer peces.

Macuil Martínez narró que durante las fiestas Uey Tcoztli, se rendía culto al maíz y a las diosas Cinteotl y Chicomecoatl; a Tlazolteotl, señora del tlazolli, la que hila algodón para hacer huipiles.

“Las mujeres que morían en parto se convertían en guerreras, y luchan porque el Sol alumbre a la Tierra de nueva cuenta. Ellas encaminan al ancestro y lo acompañan en su tránsito hacia las fauces de la Tierra”.

Raúl Macuil Martínez.

El lugar llamado Ciuatlampa “lugar de las mujeres”, los códices señalan que las mujeres, también llamadasCiuateteo”, sostienen al mundo, al cosmos.

Te puede interesar: Victoria García Jolly presentó “Espectrándote”

Asimismo, en el códice Azoyu, se señala que con la llegada de los europeos a Mesoamérica las mujeres dentro de su comunidad cubrían un papel fundamental, como el caso de Xochit, traductora del pensamiento del hombre.

“Ellas tenían el dominio de interpretar los libros sagrados, del tiempo y de los sueños”, explica, ya que las sabias tenían el poder de hablar con los dioses.

“Las mujeres conservan en sus rostros y corazones el conocimiento que les fue heredado. Ellas cargan en sus rebosos, las semillas de sus comunidades”

Raúl Macuil Martínez.