CulturaHuastecaRegión

El arco del Xantolo, la entrada al Mictlán

En la Huasteca hidalguense, el altar es mejor conocido como arco, ya que debe incluir esa particularidad artesanal, debido a que, de acuerdo con la tradición oral, es el acceso del Mictlán (tierra de los muertos), al mundo terrenal.

«Es lo más importante del Día de Muertos en la Huasteca, debido a que todos los rituales son entorno al arco», compartió el promotor cultural de Jaltocán, Sergio Felipe Amador.


Expuso que debe tener tres niveles que recuerdan las etapas de la vida del hombre: niño, adulto y vejez. Las cadenas de flores, de mano de león y flor de muerto, representan la purificación del alma y dos arcos que, se cree, son la entrada y salida al Mictlán.


El 31 de octubre, al mediodía, se coloca un camino con pétalos de flores que llevan hasta el arco, en donde hay comida para niños que se ofrendan y con el copal, que es un incienso que purifica los alimentos colocados como el agua, chocolate, pan de muerto, caldo de pollo, arroz, dulces y algunos juguetes.


El 1 de noviembre, los muertos adultos son ofrendados con adobo, pan, tamales, chocolate, cerveza, aguardiente y frutas.

El día 2 es de los fieles difuntos. Dedicado a los adultos, se ofrenda carne de puerco en salsa de chile ancho y ajonjolí, todo ello envuelto en hoja de plátano, aunque en algunos lados de la sierra prefieren una hoja que llaman papatla.

El 3 de noviembre, en el día del ánima sola, se ponen veladoras y se ofrenda para esas personas que murieron sin tener algún familiar.

El 1 de noviembre, los muertos adultos son ofrendados con adobo, pan, tamales, chocolate, cerveza, aguardiente y frutas. Foto/ Sergio Felipe Amador.

Por: Juan Hernández

Publicaciones relacionadas