El Panóptico

Rebeliones

Trascurrida la jornada electoral con la entrega de las “constancias de mayoría” a los triunfadores de la fiesta democrática del pasado domingo 06 de junio, los reflectores de los medios de comunicación vuelven a enfocar el lente a la dinámica de los gobiernos en sus tres órdenes, en una agenda pública se retoman actividades después de concluir la veda electoral.

Sin embargo, para la región del valle del mezquital este giro resulto abrupto con el lamentable caso de la Dra. Beatriz, quien pereció en las instalaciones de “barandillas” de la comandancia del Municipio de Progreso de Obregón, como sabemos el proceso y diligencias correspondientes se llevan a cabo, las opiniones y posturas se han hecho de manifiesto, la exigencia de justicia es la constante.

La consideración en esta columna va encaminado a describir el poder de las “redes sociales”; una vez más quedo demostrado la velocidad con la que viaja la información, en este lamentable caso a unos instantes de lo ocurrido, se supo del accidente vial, los videos comenzaron a circular, se dio por enterado del deceso, al instante, se puso en duda el parte policiaco, y como si fuese pólvora, la sociedad comenzó a compartir la información y publicaciones de familiares y amigos cercanos de la Doctora, generando una “viralidad” en el espectro de la internet que penetro en cuestión de horas los medios nacionales.

Así mismo vasto un par de días para convocar una nutrida manifestación en las inmediaciones de la cabecera municipal, donde población, familiares, respaldados por colectivos feministas, gritaron y exigieron justicia para Beatriz, ya el día domingo se llevó acabo en el mismo tenor, otra manifestación por parte de médicos del Hospital General de Pachuca, donde la Dra. Corazón cumplía con sus servicios profesionales.

En los orígenes de la psicología, la escuela del llamado “conductismo” fue referente importante para la consolidación de esta ciencia, pues la ecuación del “condicionamiento operante”, vendría hacerse presente ante el eterno panóptico descrito en la obra: “Vigilar y Castigar” del Frances Michael Foucault, en comparativa a estos días, donde el primer verbo seria las redes sociales y el segundo el linchamiento mediático, resultando un interesante análisis a futuro, sobre la posibilidad de mermar la violencia y en específico, los índices de feminicidios.

Hugo Martínez

Licenciado en Psicología por la UAEH, cuenta con formación en la FCPyS, así como del ISS de la UNAM, de igual forma por UAM.