El penal más ridículo

Rumania fue el país que vivió uno de los momentos más chuscos del deporte luego de marcarse una pena máxima. En una primera instancia el arquero detuvo y el silbante repitió y amonestó al guardameta; se volvió a tirar y atajó de nuevo, de igual forma fue repetido y el portero expulsado. 

En la reanudación con portero nuevo el equipo rival también cambió al tirador y éste mandó su tiro a as tribunas, a final de cuentas le  meta permaneció imbatida.

Ivan Lozada

El oficio de comunicador lo conozco por herencia, pero escribo mi propia historia desde hace 12 años. Me apasiona el deporte, las redes sociales y busco la felicidad en lo que me rodea.