El phubbing no solo es falta de educación

Apuntes



Si alguna vez te has sentido ignorado o desplazado mientras intentas convivir con alguien que solo ve su celular, eres víctima del phubbing.  

Como muchos otros términos modernos el phubbing también es una combinación de palabras, que en este caso proviene de phone (teléfono) y snubbing (hacer un desprecio) que en español se dice ningunfoneo y coloquialmente se expresa como ignorar a una persona por prestar atención al teléfono.  

Es indudable que, de la mano con el estilo de vida y rol de cada persona, el uso del teléfono móvil va de indispensable hasta reducirse en diversas tonalidades, casi todos le damos un valor agregado a este aparato y es que la revolución tecnológica trajo consigo muchos cambios sociales, educativas, laborales y de todo tipo, pues actualmente con un dispositivo como el celular y desde cualquier lugar podemos tomamos una foto, un video, informarnos, enviar un mensaje o verificar el clima y con la pandemia también se convirtió en aula móvil. 

También lee: La esperanza del año nuevo

Pero, así como son múltiples los beneficios de tener en la mano un dispositivo inteligente, también se puede convertir, por ejemplo, en motivo de molestia ante un uso excesivo cuando se está con otras personas que han dispuesto su tiempo a la convivencia, algunos expertos en etiqueta señalan como una conducta grosera y hasta de mala educación el que alguien se “clave” en su teléfono como si estuviera solo.  

Y aunque solemos revisar el celular cada determinado tiempo, eso es muy diferente a ignorar el entorno por ver el teléfono, esta práctica se puede asociar al temor de perdernos algún acontecimiento o desconocer lo que está pasando en las redes sociales, la posibilidad de interactuar en varios espacios al mismo tiempo, acercar lo que está lejano o simplemente las notificaciones constantes de nuestras redes que son una tentación.  

Checa: Noticias inesperadas

Relacionado con el tema, el uso del celular para fines educativos se ha tratado en este espacio, el teléfono móvil puede ser un gran apoyo didáctico, pero también puede convertirse en un gran distractor, sobre todo cuando el alumno practica el phubbing, éste es uno de los grandes retos para el docente.  

Nos pasa que el celular es lo primero que miramos al despertar y lo último antes de dormir, hay quienes, a falta de sueño, también recurren a él y las nuevas generaciones ya gestan sus diversas relaciones asociadas al uso del celular y el internet, lo interesante es lograr un autocontrol como usuario, a menor autocontrol más probabilidad de adicción al teléfono y más posibilidad de realizar phubbing.  

Es una realidad que el phubbing afecta relaciones amorosas, escolares, sociales y hasta laborales por las constantes interrupciones que merman la calidad de las interacciones, la mala sensación que deja el phubbing se asocia a un sentimiento terrible de falta de interés por ti cuando alguien toma el teléfono mientras hablas. 

Por lo anterior y porque seguro muchos de los que leen estas líneas hemos sido víctima del phubbing hay que destacar que es un comportamiento adictivo que más allá de una falta de educación, provoca afectaciones como bajo rendimiento escolar, perjudica el desarrollo social y afectivo, reduce la capacidad de atención y de concentración; puede servir para contrarrestar estos efectos el autocontrol como usuario y los acuerdos familiares o comunitarios que si funcionan, también se vale decirle a esa persona que no suelta el teléfono que estamos ahí.  

La clave es respetar espacios, pero sobre todo, valora cuando alguien te comparte de su tiempo.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *