En Tenango se brincaron la barda del panteón para visitar a sus difuntos

Por Amanda Solís

«Para sus campañas no pusieron peros a nadie ni cancelaron evento ni nada. Hubo mucha gente reunida y las autoridades lo permitieron; ahora que nosotros queremos llevarles unas flores a nuestros difuntos no nos dejan, es una incongruencia», exclamó don José.

El hombre de chamarra negra de cuero, pantalón de mezclilla rojo y botas norteñas, se asomó al panteon municipal de Tenango de Doria, para ver «cómo estaba el movimiento».

Ahí, se encontró a una mujer que miraba de reojo el campo santo, detrás de las rejas metálicas atrancadas con cadena y un candado de metal para impedir el acceso.

«Hubieran puesto mejor un filtro sanitario aquí (entrada), con una mesa, dando gel antibacterial a las personas, dejando pasar de dos o tres personas, todos con sus cubrebocas. Es injusto que las autoridades hayan cerrado el panteón y que hayan permitido hacer las campañas», abundó la mujer a la repentina conversación.

Debido a la pandemia del Covid-19, la autoridad sanitaria de Hidalgo y las municipales determinaron cerrar los panteones municipales del estado este 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre, Día de Muertos, para evitar aglomeraciones y así evitar contagios.

El panteón está en la entrada al municipio, en la colonia Guadalupe. Hasta ahí la gente llegaba. Al ver la puerta cerrada, se brincaban la barda de la contra esquina que mide como un metro y medio.

«Mucha gente se está saltando atrás del panteón. La verdad eso no está bien, pero es lo que han orillado las autoridades que esta vez les faltó más organización y comprensión de que la comunidad hace estas costumbres siempre para nunca olvidar a nuestros muertos», añadió don José.