Enigmas que prevalecen y cambiaron la historia

Historias que contar

¿Estuvo implicada la monarquía británica en los asesinatos de Jack el Destripador? ¿Marilyn Monroe se suicidó o fue fruto de un complot? ¿Neil Armstrong, astronauta norteamericano pisó la Luna? Estos y otros son enigmas que analiza Santiago Camacho en su libro 20 grandes conspiraciones de la historia.

Afirma que tras leer su trabajo, nuestra percepción de la realidad no será la misma.

Periodista y colaborador con diversos medios de comunicación, ha publicado más de un centenar de artículos y reportajes dedicados fundamentalmente a la teoría de la conspiración. Igualmente ha editado La sombra que nos gobierna (1977)  y tiene en preparación Pactos satánicos.

El autor asienta “Éste no es un libro para todo el mundo. Aquellos que se sientan perfectamente confortables con su actual visión del mundo, de la política, de la religión, la economía o la historia, tal vez deberían escoger otro tipo de lectura”.

De Jack el Destripador, asesino que cautivó con mayor intensidad del público con una infame cacería humana en el barrio londinense de Whitechapel durante el otoño de 1888, su identidad nunca fue conocida.

Desglosa: “Existe la sospecha de que los crímenes pudieron ser fruto de una conspiración que buscaba enterrar las pruebas de un escándalo que afectaba a la familia real al más alto nivel”.

 “El príncipe Albert Víctor, segundo en la línea de sucesión había contraído matrimonio en secreto con una modesta empleada católica con la que tuvo una hija. Las víctimas de Jack habrían sido un grupo de prostitutas que intentaron chantajear a la reina Victoria.”

Alude a un doctor Gull, hábil cirujano, alterado de sus facultades mentales, como posible autor.

Las diosas también mueren

Del que llama presunto crimen de Marilyn Monroe, Camacho escribe: “Existen pruebas suficientes para sospechar que fue un realidad un asesinato”.

Falleció a los 36 años y al practicarse la autopsia “se descubrió que su estómago no guardaba el menor rastro de los presuntos ocho frascos de barbitúricos que habría ingerido”. El médico forense de Los Ángeles, Thomas Noguchi, encontró que además el cuerpo presentaba magulladuras de diversa consideración así como “un impresionante hematoma en la cadera izquierda”.

Más el fallecimiento de la diosa rubia del cine norteamericano fue determinado como víctima de suicidio.

¿Conquistamos la Luna?

El 20 de julio de 1969 Neil Armstrong, ante la mirada de millones de telespectadores, plantó su pie izquierdo en la polvorienta superficie lunar. Fue el primer ser humano que imprimía su huella sobre nuestro satélite.

El escritor objeta: “Según cifras de la propia NASA, un 11% de los estadounidenses actuales creen que el viaje a la Luna fue un elaborado fraude”.

Precisa: “Los teóricos de la conspiración nos cuentan una alucinante historia de alunizajes falsos, fotografías retocadas, presuntas rocas lunares que jamás han salido de la Tierra y astronautas preparados psicológicamente para mantener una impostura tan perfecta que ellos mismos se la creen”.

A simple vista lo señalado parece problemático de confirmar científicamente, pero ahí está el libro, que, por otra parte lleva a la duda lo realmente sucedido.

En su introducción también cita: “Los datos están ahí. No siquiera hay que ser un gran documentalista  para acceder a ellos. Solo hay que dar  un paseo por la trastienda de la historia, ser crítico y evaluar con mentalidad abierta los fatos que se nos ofrezcan”.

Obra Publicada por Editorial Hiperlibro S.A. de C.V. para su venta exclusiva en México, con autorización de Grupo ILHSA S.A. para su sello Editorial El Ateneo., reimpresión 16 julio 2016