Ex presidentes, en la mira

Historias que contar

El domingo uno de agosto será la consulta ciudadana de juicio a 5 ex presidentes de la República: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. Tres del PRI y dos del PAN.

Andrés Manuel López Obrador dijo al respecto:”Se debe mantener una vía para que el mandatario en turno no se sienta absoluto, por eso mandé la iniciativa”, y precisó que no participará en el proceso porque “hay que ver hacia adelante”, y reiteró, “es inédito, democrático, que tiene mucha fortaleza política y sobre todo moral.

“No es un asunto solo jurídico, es condenar a malos gobiernos y ayudar a la no repetición”.

A su vez, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, puntualizó que hay condiciones para que se organice la mejor jornada realizada en México en materia de consulta ciudadana, con plena garantía de legalidad, equidad, certeza y transparencia.

Numéricamente, expuso que se podrán instalar en promedio casi 200 mesas receptoras en cada uno de los 300 distritos electorales,  un presidente, un secretario, un escrutador y dos suplentes generales.

Luego: “Se trata de más de 287 mil personas que serán escogidas de entre las que aceptaron ser parte como funcionarios de casilla en la pasada elección, el 6 de junio”.

El gasto en números cerrados de la consulta ascenderá a 500 millones de pesos.

Morena anunció que exhortará a sus simpatizantes a promover el voto por medio de redes sociales y casa por casa.

Algunos fueron más allá en sus opiniones, inclinándose porque los ex mandatarios “deben ser consignados, sometidos a juicio y lo que resulte“; otros difieren, argumentando “la aplicación de la ley no tiene que someterse a votación cada vez que deba aplicarse”. Asimismo, “no ha habido una información clara de la divulgación de la consulta; razones, metas, objetivos, importancia y trascendencia de este ejercicio”.

En los análisis que se han hecho de las presuntas irregularidades de los 5 ex mandatarios, se advierte que no son homogéneas en los juicios.

El INE dio a conocer el viernes 9 que se había concluido la impresión de las más de 93.5 millones de boletas, en cuatro medidas de seguridad para que no haya una reproducción indebida.

Las papeletas serán de tamaño media carta, en papel bond. En el frente aparece la pregunta motivo de la consulta, que aprobó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y dos opciones de respuesta en que el votante se manifieste en un práctico sí y no.

Tienen también un lomo foliado que del cual se desprenderá la papeleta que recibirá cada ciudadano ya identificado en las mesas receptoras.

Y aparecen otras interrogantes: ¿Las boletas diferenciarán cada uno de los nombres en razón de sus presuntas malas conductas?, y después ¿quiénes serán los responsables de ofrecer pruebas para iniciar juicios. En esencia, ¿de existir estas, son diferentes de acuerdo a lo que se les inculpa?, presumiéndose que los expedientes de cada uno de los enjuiciados serán, no solo voluminosos sino inobjetablemente condenatorios.

Se ha visto que en asuntos obviamente de menor trascendencia pública, los procesos se alargan, entre el ir y venir, de las autoridades que imparten justicia, y los recursos, que a su vez los inculpados presentan a través de sus representantes legales.

Y, por último, de los votos que se depositen en las urnas y su posterior recuento, ¿cuáles serán los caminos a seguir entre números de los pros y los contras que se confirmen en las boletas?

Interrogantes que seguramente, a medida que se acerque este primer domingo de agosto, se irán dilucidando y así quienes sufraguen conozcan a ciencia cierta los métodos que se han de seguir.

Deja un comentario