Expectación por el 6 de junio, y lo que ocurra en 2022

Historias que contar

En cuando menos cinco estados se iniciaron ya campañas electorales, punto de partida a las elecciones del 6 de junio, y, lo no menos trascendente, renovación de la Cámara de Diputados federal.

Esta última representación se considera vital para que el presidente Andrés Manuel López Obrador pueda cristalizar la que ha denominado Cuarta Transformación del país.

Llama la atención que en las 15 entidades en que habrá nuevos mandatarios (as) se cristalice que participen un número sin precedente de candidatas.

La equidad de género está a poca de concretarse, reconociendo los derechos femeninos con la misma oportunidad de los varones.

Pero un año aproximadamente después, y en el caso particular de Hidalgo, también habrá comicios para elegir nuevo gobernante.

Y no tan sutilmente, por el tiempo que aún falta, en círculos políticos se dejan entrever nombres de quienes pudiera ser aspirantes a suceder a Omar Fayad, quien, hay que particularizarlo, ha realizado excelente gestión.

Pero de los aludidos a relevarlo aún no se oficializan. Es de hecho prolegómeno habitual en este tipo de proceso.

Divulgar identidades sin pública manifestación, más allá de que sea una mera especulación.

Pero ya hay dos que de alguna manera han levantado la mano. Una, con firmeza y la otra sin tomar la decisión final.

La primera es María Lusa Pérez Perusquía, coordinadora de la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso estatal.

Ella manifestó estar interesada en ser parte del proceso de su partido para la candidatura a la gubernatura en 2022.

Aludió a los perfiles femeninos del Revolucionario Institucional, citando: “…tenemos las posibilidades y las capacidades para asumir los retos que vengan por delante en cualesquiera de las trincheras”.

La otra que no se deslindó fue Xóchitl Gálvez Ruiz, originaria del municipio Francisco I. Madero.

Senadora del grupo parlamentaria del Acción Nacional, dijo que había salido de la vida política de Hidalgo a la de Ciudad de México, en donde llegó a ser jefa delegacional de la Miguel Hidalgo, porque, aseveró, la dirigencia de su partido le negó la posibilidad de ser diputada federal, tras de que ella contendiera por la gubernatura en 2010.

Citó que había estimado que no era del agrado de los dirigentes estatales.

Puntualizó que no tenía un proyecto definido de buscar nuevamente la gubernatura, pero no lo descartaría.

Detenciones insospechadas

No solo en México se han iniciado procesos y detenciones contra políticos y figuras públicas.

En Francia, al inicio de este marzo fue condenado a tres años de cárcel el expresidente Nicolás Sarkozy, de 66 años. Los cargos fueron corrupción y tráfico de influencias.

Fue mandatario del país galo entre 2007 y 2012.

Inicialmente, por una apelación, se suspendió la ejecución provisional de la pena, conmutada a arresto domiciliario con brazalete electrónico.

Antes, a Jacques Chirac, exmandatario francés (1995-2007) quien fue considerado su mentor, lo sancionaron en 2011 a dos años de prisión con suspensión por inventar empleos falsos para miembros de su partido cuando era alcalde de París en los 90. Él murió en septiembre del 2019.

Una sanción semejante se aplicó en España a Josep María Bartomeu, quien fuera presidente del equipo de futbol Barcelona.

Junto con otras tres personas lo capturaron como protagonistas del escándalo que en el país ibérico se identificó como Barcagate. Los acusaron de encabezar una campaña de desprestigio contra jugadores del muy conocido equipo y quienes pretendidamente no coincidían con la forma en que Bartomeu conducía al conjunto blaugrana.