Fundación para el periodismo

Agujeros Negros

Ante la crisis que viven periodistas y medios de la comunicación agravados por la pandemia empiezan a proponerse alternativas para enfrentar la grave situación de la empresas y de los trabajadores, las primeras están haciendo esfuerzos por reinventarse y los segundos encontrando otros modelos de organización diferentes pero eficaces a los ya conocidos para responder a las necesidades profesionales y laborales.

En la situación gremial durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari un avance significativo fue el Salario Mínimo Profesional que por cierto en un despido injustificado por primera vez se aplicó en Hidalgo a los reporteros Jesús Gaona López y Carlos Camacho González cuando la empresa terminó unilateralmente la relación laboral en el periódico Diario de Hidalgo, que anteriormente se llamó Nuevo Día.

Hubo organizaciones que aglutinaron a periodistas la más representativa fue la Unión de Periodistas Democráticos (UPD) que desapareció a mediados de los 90s, pero surgieron la Fraternidad de Reporteros, Academia para el Desarrollo Profesional del Periodista, Reporteros sin Fronteras, Artículo 19, Casa de Derechos del Periodista, pero también otras de las que unos cuantos se beneficiaron con un claro ejemplo en Hidalgo.

Hubo intentos que no encontraron el apoyo como la colegiación que fue rechazada en el gobierno de Jesús Murillo Karam y avances como la aprobación por la 61 Legislatura local de la Ley de Protección a Personas Defensoras de los Derechos Humanos y de Salvaguarda de los Derechos para el Ejercicio del Periodismo en agosto de 2012 a iniciativa del diputado Onésimo Serrano González que no está reglamentada.

Ahora en el marco de la IV Edición de la Semana del Periodismo, se dio a conocer los avances para la constitución de una fundación un modelo nuevo en el que no se había incursionado, porque solo se había llegado en algunos casos a la asociación civil, sin duda esta figura legal de organización resulta novedosa y aporta alternativas para integrar a un gremio que sufre las consecuencias de la emergencia sanitaria, que requiere apoyos y formas de desarrollo profesional.