Así fue el funeral del príncipe Felipe

El funeral del príncipe Felipe, difunto esposo de la reina Isabel II de Gran Bretaña, fue un evento emotivo pero silencioso que comenzó con un minuto de silencio este sábado y al que asistieron 30 personas, incluidos miembros de la familia real, en la capilla de San Jorge.

Felipe, también conocido como el duque de Edimburgo, murió a la edad de 99 años el 9 de abril en el Castillo de Windsor. La reina se sentó sola durante el servicio fúnebre, con la cabeza inclinada durante el evento lúgubre y moderado, según los estándares reales.

La escasa congregación no cantó con música durante el servicio, debido a las restricciones de salud. Un coro de cuatro personas lo compensó con creces, con sus voces llenando la capilla con los himnos elegidos por el duque, entre los que se cuentan «Melita» de J.B. Dykes.

Puedes leer: Muere el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II

También sucedió en medio de una ruptura familiar, siendo la primera vez que el príncipe Harry asiste a un evento publicitado con su familia desde la explosiva entrevista con su esposa Meghan, la duquesa de Sussex y Oprah Winfrey.

Pese a las especulaciones sobre su dinámica, se vio al príncipe Harry y a su hermano, el príncipe William, charlando y caminando juntos después del servicio.

Todos los miembros de la congregación se cubrieron la cara, según lo dictaban las restricciones actuales para contener el coronavirus en Inglaterra.

Antes de la ceremonia, el ataúd del duque, cubierto con su bandera personal, su espada, su gorro naval y una corona de flores colocada en la parte superior, fue llevado a la capilla desde el Castillo de Windsor en una procesión encabezada por la Banda de los Granaderos de la Guardia.

Algunos de los asistentes más cercanos del duque, incluidos su secretario privado y el agente de protección personal, también estaban en la procesión.

La reina llegó a la capilla por separado, atendida por una dama de compañía. La monarca y el difunto duque permanecieron en una burbuja con algunos miembros de su hogar durante el último año y, por lo tanto, ella no era elegible para unirse con otros miembros de su familia.

Te puede interesar: Homenajean en Real del Monte al príncipe Felipe

Mientras tanto, el resto de la congregación, incluida Camilla, la duquesa de Cornualles; Catherine, la duquesa de Cambridge; la princesa Beatriz; la princesa Eugenia y otros miembros de la familia llegaron a la capilla en automóvil.

La duquesa de Sussex, que está embarazada del segundo hijo de la pareja, no estuvo presente después de que su médico desaconsejara los viajes internacionales. Ella observó la ceremonia desde su casa.

El servicio fue realizado por el Decano de Windsor, el reverendo David Conner y el arzobispo de Canterbury Welby y duró 50 minutos. Eclesiástico 43 y Juan 11 estaban entre las lecturas de la ceremonia.