Gerardo ¿Mensaje AMLO a Padilla?

El 12 de noviembre en su habitual conferencia el presidente Andrés Manuel López Obrador se fue en contra de Raúl Padilla López, ex rector de la Universidad de Guadalajara, presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y jefe máximo de los Leones Negros, grupo que domina desde los ochentas esa institución, que ha expandido su poder a través de acuerdos con diferentes partidos políticos, hoy con Movimiento Ciudadano.

Esta vez el mandatario acusó de conservador a Padilla López por unas líneas en su discurso luego de recibir en España el premio Príncipe de Asturias a nombre de la FIL y “dejó como tarea” a los reporteros indagar quien es Raúl Padilla, aunque no era la primera alusión que de él hacía. En dos ocasiones anteriores en sus mañaneras había mencionado a los caciques de las universidades públicas.

Por ello no se debe descartar que las acciones en contra de Gerardo S. C. jefe del Clan Universitario y de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), iniciadas hace un año con el congelamiento de cuentas, sea un primer aviso contra Raúl Padilla, cuyo modelo de la Universidad de Guadalajara se extendió por lo menos a una decena de universidades públicas.     

Rector de la UdeG de 1989 a 1995, Raúl Padilla López exportó su modelo de cómo apoderarse de una institución pública de educación superior en donde la organización estudiantil tenía mayoría o el 50 por ciento de los consejos universitarios; así prosperó principalmente en Morelos, Colima, San Luis Potosí e Hidalgo.

Padilla López es el pizarrón espiritual de Gerardo S. C., quien lo recibía con todos los honores en reuniones que servían para “informarle” cómo el exitoso modelo aplicado en Jalisco que le ha dado poder político, hoy con posiciones en el Congreso local y federal mediante alianza con el gobernador Enrique Alfaro, se refleja a escala en la UAEH.

Gerardo, al igual que Padilla López, creó el Patronato Universitario, para desde ahí controlar a la institución. Antes quitó la mayoría en el Consejo Universitario a la organización estudiantil; allá la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), aquí a la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH); allá logró la franquicia del periódico La Jornada; aquí fracasó el proyecto por la oposición de +Miguel Ángel Granados Chapa y Blanche Petrich en el consejo de La Jornada y no tuvo más alternativa que crear el periódico El Independiente; allá convirtieron la Feria Internacional del Libro (FIL) en foro intelectual y cultural con repercusiones políticas; aquí en los últimos años se le ha dado esa dirección a la Feria Universitaria del Libro (FUL).

En los 80s el Clan Universidad gobernó 15 municipios y logró posiciones en los congresos local y federal a través del Revolucionario Institucional (PRI) del que Gerardo fue presidente estatal; quiso ser candidato a gobernador tres veces; además, consiguió posiciones en Acción Nacional (PAN), se apoderó de Movimiento Ciudadano (MC), ahora de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con participación en el Partido del Trabajo (PT).

Así el mensaje del 17 de julio de 2019 del presidente Andrés Manuel López Obrador contra  los cacicazgos universitarios en su “mañanera”, reiterado el 8 de agosto, donde dijo que las universidades están obligadas a rendir cuentas de los recursos públicos que reciben y nadie se sorprenda si el modelo aplicado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) lo exporta a otras universidades públicas.

Aquí, el movimiento de los 151 millones de dólares, algo así como 3 mil 200 millones de pesos al tipo de cambio actual, abrió el camino a las autoridades federales, pero cuando todos esperaban un golpe por esa vía, resultó que la aprehensión del ahora ex presidente del Patronato Universitario se dio por 58 millones de pesos en defraudación fiscal, peculado y delincuencia organizada de sus empresas, lo que no quiere decir que Santiago Nieto Castillo ya se olvidó de la dolariza ni López Obrador de considerar a Raúl Padilla su enemigo.