Hidalgo tercero en despenalizar aborto en México; así reaccionó la iglesia católica

La Iglesia Católica en Hidalgo emitió un comunicado, dirigido al pueblo hidalguense, al gobernador del estado, al Congreso estatal, donde expresa su rechazo a la aprobación del aborto realizada el día de ayer en el Congreso de Hidalgo y pidió meditar las implicaciones que esta decisión puede generar en el pueblo de Hidalgo.

En el documento titulado, “Los hidalguenses estamos a favor de la vida”, elaborado por el arzobispo de Tulancingo, Domingo Díaz Martínez; y los obispos de Huejutla José Hirais Acosta Beltrán y de Tula, Juan Pedro Juárez Meléndez, expresaron que «con gran preocupación y tristeza han recibido la noticia de que el Congreso de Hidalgo votó a favor de la despenalización del aborto».

Consideró que la aprobación de la despenalización del aborto fue dividida y precipitada además que desprecia y pone en riesgo el derecho humano fundamental reconocido y avalado en todos los tratados internacionales como un derecho universal, especialmente de los más indefensos.

“No hace falta recordar que para nosotros, la vida es un regalo de Dios y que todos los católicos al igual que las personas de bien, tenemos un deber moral en la defensa de la vida humana de los inocentes, desde el momento de la concepción hasta su fin natural”

“Quienes tenemos fe, sabemos que no hemos perdido nada, porque nuestro compromiso ha sido siempre y seguirá estando a favor de la vida”.

Refiere el comunicado.

La iglesia Católica consideró que aunque los legisladores de Hidalgo han recibido en su investidura la legitima representación de las necesidades de la ciudadanía, una alta responsabilidad ética y democrática les exige escuchar el verdadero clamor de la población que pide se atiendan necesidades más urgentes.

“Y una ley que legalice el aborto no es una petición de los hidalguenses”

Señaló la autoridad eclesiástica.

Indicaron que «los legisladores se apresuraron y votaron el dictamen de ley, cayendo en la trampa que otros intereses ajenos a la identidad del pueblo y el estado han colocado, y cuyo escarnio sólo afectará a quienes no quisieron o no les permitieron escuchar al pueblo hidalguense”.

La Iglesia Católica asegura, “nuestro amado estado y nuestros hermanos hidalguenses creen en la vida, la aprecian y la respetan, comprenden que frente a las adversidades que tienen muchas mujeres durante el embarazo, son necesarias acciones e instituciones que las protejan, las cuiden a ellas y a la criatura en su seno”.

“El aborto legalizado simplemente destruye una vida y afecta sensiblemente a la madre”, manifiesta la Iglesia.

Piden al gobernador del estado «medite concienzuda y profundamente sobre las implicaciones que esta decisión legislativa pudiera generar en nuestro pueblo de Hidalgo”.

“Una resolución de esta trascendencia, que cambia el valor de la vida de todos los hidalguenses, no puede ser legislada sin escuchar al pueblo. En sus manos está la posibilidad de escuchar a todos sus conciudadanos y ejercer su derecho al veto en una resolución que no compartimos la mayoría de los hidalguenses”, expuso.

El comunicado lo firman los obispos de Tulancingo, Domingo Díaz Martínez; de Huejutla José Hirais Acosta Beltrán y de Tula, Juan Pedro Juárez Meléndez.

Edgar Chávez

Periodista nacido en Pachuca. Egresado UNAM FES Aragón

Un comentario

  1. Con esa tenacidad la iglesia católica tendría que opinar respecto e la pedofilia, abusos sexuales, consumo y tráfico de droga y explotación sexual de niños que la iglesia católica ha cometido con la complacencia y protección de todas las autoridades eclesiásticas y también de estado. El patriarcado se ejerce siempre desde la iglesia católica, la mujer es sometida a la voluntad de los hombres hasta en el ejercicio de su derecho a su sexualidad y la maternidad.