Domingo que evocó los días de real normalidad

Opinión de Carlos Sevilla Solórzano

Elecciones, gente con salida libre y el deporte en franca ebullición



El pasado domingo fue diferente. Trajo, en especial a los hidalguenses, recuerdos de añorada normalidad. La elección de 84 alcaldes rompió poquito la apacible calma de esos nunca olvidados días, en que se consentían anhelos de disfrutar en familia, compartiendo alimentos, de regodearse con transmisiones deportivas, o de salir a un simple caminar que llevaba al encuentro con los amigos de siempre.



Quizá, algunos tempraneros, a aventurarse a balnearios, o a bosques, con su entorno de bien cuidadas cabañas, perdiéndose las miradas entre montañas, cerros y valles.



También, a los creyentes en respetables y respetadas asistencias a templos, y a los buscadores de novedades en centros comerciales, pequeños mercados y los muy consentidos tianguis. O, quizá, en cines, para que la imaginación volara.

Esta vez fue diferente


Pero este día 18 aún tuvo restricciones. Respeto a la sana distancia, uso sofocante de cubre bocas y el cumplir, no todos, como ocurría antes en procesos electorales, con el deber cívico, no obligado, de acudir a las urnas.
Se mantuvo evitar concentraciones, en casas de familiares o de amistades añejas, recomendación primaria ante los acosos del Covid-19.

O, tal vez, sumisa abstención de no cumplir el renovado anhelo de un chapuzón en colmadas albercas y tampoco emprender un tour, aunque fuese cercano, a muchos de los lugares que por su tradición e historia son atractivos, nostálgicos, apetecibles.



Pero sí salir al centro, igualmente acudir a las grandes tiendas, o, entrar al sano gusto de contiendas deportivas, sobre todo en futbol y beisbol a través de televisores.

Tal vez darse el gusto de un sabroso helado (hummm: chocolate, vainilla y quizá nuez), o mesurada provisión de pastes y, acaso, de acuerdo con recursos de la cartera, dar cuenta de un deseadísimo platillo en alguno de los restaurantes en que se abonaron calidad y buen servicio.
El día tenía una climática disposición.

Todavía horas antes, el sábado se desperezó con perturbadores cielos grises y vientos que auguraban tiritantes fríos.

Por eso se pensaba que un día después, el mal tiempo limitaría los sanos empeños de una reservada diversión y de asistir a la correspondiente casilla.



No fue así. Domingo de luz, de ambiente suavemente cálido con el perseverante deseo de salir, “aunque sea para que nos pegue el buen sol”.
Rápido acceso a las urnas.



Quienes cumplieron con su propósito de arribar a donde les correspondiera por su ubicación domiciliaria, por lo menos a lo observado en Pachuca, encontraron que el acceso era casi inmediato, sin las habituales filas de cumplidos ciudadanos que antes identificaban fechas de comicios.
Fue en algunas, ciertamente, porque en otras, las menos, se notó mayor afluencia.



Esto sustentaba el augurio de una disminuida asistencia, quizá por dos factores sustantivos: coronavirus y demarcadas acciones de candidatos que, por la conocida normatividad sanitaria, estuvieron impedidos de tener una mayor y nutrida relación con los electores.


El porcentaje de sufragantes, dado a conocer con carácter de oficial el lunes fue de 48.9 por ciento. Casi a lo que los hados profetizaban. En total un millón 70 mil 600 sufragantes de 10 partido político y un independiente.


Porque en 40 días de campañas, la gran mayoría de aspirantes no fueron centro de nutridos arropamientos de los fieles a su causa, ni de poder obsequiar saludables despensas, ni de dar, de mano en mano, playeras con los colores de su partido, ni hacerse acompañar de grupos musicales de aceptación popular, como lo habían sido antes, años antes, mariachis o los que bien les saben a insinuantes ritmos tropicales.



Por lo advertido en ese sinuoso confluir de personas que pusieron en sus ojos vendas a la sugestión de no salir del hogar, fueron comentarios, alusiones, apuntes de lo que en todo este nuestro México ocurre.



Que si, en cuando menos veinte entidades se advertían repliegues del coronavirus, que en otros diez recobraba sus maléficas fuerzas y que ya se auguraban semáforos en verde para otros estados, y que se despertaban buenos ánimos por avances positivos en la creación de vacunas, que para diciembre, que para primeros meses de 2021.


Salvador Cienfuegos


No se ocultaron alusiones en torno a la detención de Salvador Cienfuegos, el recio, alto, de mirada relampagueante, detenido el jueves anterior en Los Ángeles, Estados Unidos tras prolongada pesquisa de la DEA.

Cienfuegos, de 72 años, extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional, enfrenta cargos de protección a cárteles y de lavado de dinero.


Juiciosas la mayoría de las expresiones de ciudadanos. “Esos son los señalamientos en su contra, pero falta conocer si son procedentes.
Simplemente, honor a la presunción de inocencia.

El martes, un juez federal de Los Ángeles le negó la libertad bajo fianza y así enfrentará en prisión el consecuente proceso. Supuestamente, mañana será trasladado a Nueva York. No fueron suficientes los 750 mil dólares que ofreció en garantía su defensor.


En nuestro estado, en algunos municipios, pocos en realidad, hubo inconformidades, algunas más allá de lo que se entendería como enérgicas.

Las autoridades electorales dirán la última palabra.


Accidente a una concejal


Un hecho lamentable se registró en la autopista México-Pachuca al volcar el automóvil en que viajaba la presidenta del Concejo Municipal de Zapotlán de Juárez, Berenice Jiménez, quien resultó lesionada.

El conductor, quien era esposo de la presidenta concejal, lamentable, falleció después del percance.


El hecho se registró en la lateral del distribuidor vial San Javier, entrada a Tolcayuca.


Los Charrez, poder de hermanos

Otro acontecimiento digno de ser destacado ocurrió en Ixmiquilpan.


Todo apunta que Vicente Charrez Pedraza será el nuevo presidente municipal, heredando la antorcha del poder que ostenta su familia.

Dos de sus hermanos, también fueron alcaldes.


Cipriano, por ahora detenido en reclusorio de Pachuca, estuvo al frente del Ayuntamiento de 2012 a 2016.

Siguió Pascual Charrez, del 2016 a 2020.


Muy posible que el 15 de diciembre, Vicente Charrez, sea el sucesor.

Sin duda, algo inusual en la política mexicana.