In memoriam: Beatriz Barba Ahuatzin

La primera mujer graduada como arqueóloga en México

El Instituto Nacional de Antropología e Historia Nacional y estatal, así como la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas,  recuerdan la vida y trayectoria de la doctora Beatriz Barba Ahuatzin.

Nació el 16 de septiembre de 1928, en la Ciudad de México, sus padres fueron normalistas. Cursó la carrera de profesora de primaria en la Escuela Nacional de Maestros, de la que se graduó a los 21 años.

Simultáneamente daba clases en la Primaria Emiliano Zapata y estudiaba en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Beatriz participó en la formación de la Sociedad de Alumnos de la ENAH, desempeñando cargos como Trabajo y Conflictos, Organización y Asuntos Femeninos, así también, intervino en la redacción de los estatutos del Consejo de Becas y Consejo Técnico.

En 1955 se graduó como arqueóloga y maestra en ciencias antropológicas con la tesis: “Tlapacoya, un sitio preclásico de transición”.

Su tesis recibió el máximo reconocimiento de grado, la calificación cum laude, haciéndola además una de las primeras mujeres en recibir el título de arqueóloga en el país.

Continúo sus estudios en etnología y por tanto en la Sociedad de Alumnos de la ENAH; como trabajadora del INAH, se convirtió en sindicalista y emprendió varias luchas, una de ellas fue la de mejorar el sueldo de los investigadores.

En 1955 fundó la Asociación Mexicana de Antropólogos, que tiempo después sería el Colegio Mexicano de Antropólogos, con el propósito de obtener el reconocimiento de carácter profesional de los investigadores y defender sus intereses.

Su participación fue determinante al dictaminar la Ley Federal de Monumentos de 1972, cuyo proyecto básico fue elaborado por AMAP.

La obra de la maestra Barba fue extensa, se cuentan alrededor de 10 libros, más de 100 artículos y capítulos de libros; dirigió muchas tesis y recibió reconocimientos nacionales e internacionales.