EconomíaSociedad

Incrementa afluencia en Central de Abasto ante cercanía de Noche Buena

A unas horas de la celebración de la Noche Buena y Navidad, la Central de Abasto de Pachuca se encuentra con una afluencia mayor que la acostumbrada, pese a los llamados de quedarse en casa para evitar los contagios por Covid 19.

Con un túnel sanitizante que dejó de funcionar desde algunas semanas atrás, y sólo con dispensadores en mano en el acceso de estacionamiento, los hombres y mujeres de todas las edades, arriban a los principales pasillos para realizar sus compras de última hora que van desde frutas y verduras hasta cárnicos o mariscos.

En los locales de venta de carne ubicados sobre el boulevard San Javier y Rojo Gómez, se observa filas de compradores, mientras que los establecimientos de mariscos lucen abarrotas por la solicitud del producto para cenas navideñas.

Para Rosaura Ibarra, quien viene desde San Agustín Tlaxiaca, indicó que visita la Central de Abasto en estas fechas porque hay una variedad de productos. Aunque reconoció los precios no han bajado, sino que está como un 20 por ciento más caros comparado con el año pasado. Y ejemplificó que “el camarón fresco tiene un precio de 280 pesos el kilo, cuando antes lo encontraba en 250 pesos”.

En este sentido coincidió Israel Martínez, quien al realizar sus compras se percató que hay incremento de precios en los cárnicos. “Le subieron como 10 o 15 pesos por kilo, pero hay que comprar la comida para la cena”, dijo el jefe de familia, quien describió que no tendrá invitados, pero en la casa viven ocho personas, incluida su mamá y dos hermanas.

De acuerdo a un sondeo realizado, las jefas y jefes de familias detallaron que en promedio destinarán entre mil 500 y dos mil pesos para la cena, pues a pesar de que no tendrán invitados, los precios de los productos han incrementado.

Sin tumultos como otros años en que no se puede ni transitar por los pasillos, este 2020, está marcado no solo por el Covid 19, también porque muchas personas fueron despedidas de sus empleos y no podrán tener una cena navideña como antaño, comentó Sofía López, una mujer de 50 años, quien explica que preparará tostadas de tinga y pozole para este jueves, luego de que su hijo fue despedido y no quiere que sus nietos se priven de la Noche Buena.

Publicaciones relacionadas