Inicia reparación de deficiencias de obra en Puente Bicentenario

Inició la reparación de deficiencias de la obra “Puente Bicentenario” que construyó la pasada administración de Tulancingo y que se encuentra en desuso desde hace cinco meses por la existencia de cables de alta tensión que representa riesgo para los usuarios.

La obra construida a desnivel sobre la traza del Sendero Intermunicipal de Movilidad Alterna (SIMA), costó 4.6 millones de pesos del Fondo General de Aportaciones Fondo de Fomento Municipal, y garantizaría un cruce seguro a peatones y ciclistas de la colonia Estrella y Jardines del Sur.

Hace unos días el gobierno municipal comenzó las acciones de pintado de barandal y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) realiza los trabajos de soterramiento de cables de alta tensión y reubicación del transformador, lo cual implicará un gasto extra al ayuntamiento y problemas de tránsito.

Este fin de semana, la dirección de Tránsito y vialidad de Tulancingo advirtió a la ciudadanía de posibles cortes de energía eléctrica en la zona y cierre de carril por las obras que se realizan sobre el Boulevard Bicentenario, calle Tomas Alva Edison, en la colonia Estrella.

Puedes leer: Reportan primer caso de enfermedad hemorrágica de conejos en Tulancingo

Tenía “visto bueno” de gobierno estatal

En agosto de 2020 el gobierno del ex presidente municipal Fernando Pérez Rodríguez dio el banderazo y se informó en un comunicado que respecto al proceso de validación de la obra, fue obtenido por la Unidad de validación técnica de estudios y proyectos del Gobierno del Estado.

El gobierno municipal aseguró que adicionalmente se incluyó información extra, donde se reafirmó que es un proyecto eficiente, coherente y congruente que obedece a una obra con planeación.

Te puede interesar: Agarran infraganti a cuatro rateros y rescatan a dueño de casa en Tulancingo

Sin embargo el Puente Bicentenario se encuentra cerrado al paso peatonal mientras no se soluciona la mala planeación de esta obra que desde su anuncio, fue criticada por la ciudadanía y el Colectivo de Movilidad Urbana de Tulancingo (MUT), quienes aseguraban era excluyente y antipeatonal, y con una manifestación exigieron detener la obra.