Inseguridad en Pachuca

Agujeros Negros

La estadísticas que arroja la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) dejan mal parada a la administración de Edgar Sergio Baños Rubio, porque en el primer trimestre del año 54.8 por ciento de los pachuqueños se sienten inseguros ante la pésima estrategia de Seguridad Pública emprendida por este gobierno que además presenta conflictos al interior de la corporación y se convierte en uno de sus Talón de Aquiles.

La mala seguridad pública fue, después de las calles destrozadas por los baches, la causa de la desaprobación a la neo panista Yolanda Tellería Beltrán que peleó a pulso la calificación del gobierno más corrupto con el del neo priista Eduardo Eleazar García Sánchez y las cifras de estos primeros tres meses señalan que no hay el ánimo de corregir estos problemas que aquejan a los pachuqueños.

Baños Rubio generó expectativas durante la campaña y lograron diluir la ventaja de 26 puntos que tenía al inicio del proceso el candidato morenista Pablo Vargas González, pero si bien apenas rebasó los cien días de gobierno, hay traspiés y una creciente percepción de corrupción en la administración municipal y quejas de los trabajadores agravadas con el emplazamiento a huelga.

La ENSU señala que la percepción de inseguridad creció dos puntos porcentuales con relación al cuarto trimestre de 2020 y de mantenerse esa tendencia al final del año puede alcanzar el 70 por ciento lo que va unido al mal alumbrado público y mayor corrupción; por si no fuera suficiente, la secretaria Adriana Yamillet Salazar Márquez es señalada de apoderarse de un sobrante de vacunas anti Covid-19 para inocular solo a sus cercanos.

Así con traspiés camina la administración capitalina, empezando a convertir la seguridad pública en su Talón de Aquiles que parece no es el único porque empiezan a hacerse señalamientos de corrupción interna y la expectativas generadas empiezan a convertirse en decepciones.