Opinión

Ixmiquilpan, su escenario

Agujeros Negros

Ixmiquilpan, tras la anulación de la elección municipal, tiene una conformación política compleja, aunque debía ser un municipio dominado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), lo que no sucede por tres factores: el desafuero como diputado federal y encarcelamiento de Cipriano Ch. P., la entrega de la candidatura a la presidencia municipal al Clan Universitario de Gerardo S. C. y el enfrentamiento familiar de los Charrez Pedraza.

Esto convirtió a la alianza PAN-PRD y a su candidato, el ex priista Edmundo Ramírez, en una opción electoral por encima del Revolucionario Institucional (PRI), que siguió cometiendo errores al considerar al Consejo Supremo Hñahñu (CSH) como fuerza, cuando es un lastre, aunque de confirmarse las elecciones extraordinarias y corregir, tendrá otra oportunidad. 

En 2012, Cipriano, con el apoyo de Xóchitl Gálvez, arrebató la candidatura a presidente municipal de Acción Nacional (PAN) a su hermano Pascual; al terminar su gestión logró la diputación local en 2016 y al año siguiente se afilió a Morena para quien ganó la diputación federal en 2018, hasta que sus errores lo tienen en la cárcel por dos procesos de homicidio, uno culposo y otro doloso en grado de tentativa, en contra de Pascual.

Pascual en 2016 logró la candidatura panista. Ya en la alcaldía brincó al Partido del Trabajo (PT) con una polémica administración que lo llevó a tener fracturas en su equipo; uno de ellos el de su ahora ex esposa Susana Edith Paz García, que al negarle Morena la candidatura, se la dio a Verónica Suhail Rodríguez apoyada por el Clan Universitario. La obtuvo por Encuentro Social Hidalgo (PESH).

Pascual le apostó a su hermano menor Vicente, postulado por el PT y acordó con el Clan Universitario que la candidata de Morena no hiciera campaña a cambio de posiciones en el ayuntamiento; no contaba que para que la cuña apriete… y la impugnación que provocó la anulación de los comicios fue la de su ex cónyuge, y de ratificarse el fallo en segunda instancia, el escenario es diferente.

Vicente no tendrá las mismas posibilidades y Pascual tal vez enfrente procesos penales por desvío de recursos municipales, de acuerdo a las denuncias del Concejo Municipal que preside Enrique Simón Romero, además de que un reporte de inteligencia policial dado a conocer en una visita presidencial, ubican al ex alcalde con ligas en la delincuencia organizada.

Por eso llama la atención que Pablo Vargas González, en la construcción de su gran movimiento, apoye las violentas protestas de respaldo a Vicente Charrez, lo que ocasionó una descalificadora carta de Susana Paz, que deja mal parado al candidato a presidente municipal de Morena por Pachuca, al ubicarlo como oportunista dando palos de ciego, evidenciando su desconocimiento político sobre lo que ocurre en el corazón del Valle del Mezquital.

Publicaciones relacionadas