Jaque a la torre

Rebeliones

A escasas tres semanas para culminar el periodo de campaña las cosas no están fáciles para nadie y es que los dos bloques partidistas tienen la mira en el 2022 y el 2024.

Por un lado, encontramos a MORENA y a sus aliados quienes continúan con el estilo “obradorista”, manteniendo un discurso populista, plagado de muletillas y frases trilladas como la llamada “austeridad republicana”,  “la cuarta transformación” y de “la mafia del poder”, fieles a la retórica de su líder moral, recorren las calles entregando el periódico “regeneración”, sin embargo los cuestionamientos de la ciudadanía comienza a ir en aumento, primero en referencia a los perfiles  que brincaron de un instituto político a otro y que hoy visten el chaleco guinda, y en segundo plano por el nulo y gris desempeño en el reciente ejercicio legislativo de sus compañeros morenistas quienes en el peor de los casos pretenden reelegirse como lo es en los distritos federales de Actopan y Huejutla, sin embargo la marca tiene el mayor porcentaje de simpatía en el electorado lo que avecina un par de triunfos en algunas demarcaciones como Tula, y Mixquiahuala.

En el otro bloque el coordinador general es el PRI, sin embargo, tienen un pequeño detalle, la marca es la mas repudiada en la ciudadanía, a pesar de ello observamos una coalición organizada, con estructura, con recurso y operadores políticos de antaño quienes tienen la encomienda de fumar “la pipa de la paz” con propios y extraños a fin de ir en unidad a la conquista del congreso local y federal.

Su discurso radica en ser la oposición o el contrapeso a la forma de gobierno que vino a implementar López Obrador, y como se dice en el argot, ¡tienen mucha tela de donde cortar! Los recientes y lamentables sucesos que van desde el nepotismo de salgado macedonio, la pederastia del diputado Saul Huerta, el desplome de la línea 12 del metro de la cdmx, entre otros, vienen a poner en jaque los resultados del 06 de junio, sin olvidar el caso de la Ley Zaldívar, situación que viene a desequilibrar la división de poderes, como lo advirtió Don Porfirio Muñoz Ledo “este es un momento de no retorno”.  

Hugo Martínez

Licenciado en Psicología por la UAEH, cuenta con formación en la FCPyS, así como del ISS de la UNAM, de igual forma por UAM.