La escalada católica

Agujeros Negros

Esta vez no son solo los grupos de feligreses ligados a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana de Hidalgo, es el alto clero quien convoca al rechazo de las reformas que hacen legal la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

La Ola Celeste o Celestial empieza a crecer con las dos últimas manifestaciones en Pachuca y Huejutla de Reyes, donde criticaron severamente a los legisladores de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que las aprobaron.

Nadie esperaba una reacción tan fuerte de la jerarquía católica, que abiertamente convocó a la marcha del viernes en el corazón de la Huasteca y la jornada de oración en las afueras del Congreso.

Al mismo tiempo abrió los frentes político y jurídico, al pedir al gobernador aplicara su Derecho de Veto en tanto sus abogados proceden legalmente y hay quien asegura que puede proceder por las irregularidades en el proceso legislativo.

El argumento es que las iniciativas de reformas a la Ley de Salud y al Código Penal del Estado debió ser aprobado por dos comisiones en especial por la de Seguridad Ciudadana y Justicia, no solo por la de Gobernación y Puntos Constitucionales y el presidente de la mesa directiva la returnó solo a la segunda, situación que acusan también los 12 legisladores a quienes no se les permitió votar.

Hasta donde llegarán los recursos legales, no se sabe por el momento, de avanzar serán los tribunales quienes decidan por lo menos reponer el proceso legislativo, para lo que la actual Legislatura, ya no tiene tiempo.

De antemano es de suponer que el resultado será el mismo porque también en la 65 Legislatura local Morena tendrá mayoria, pero de llegar la aprobación de la ILE a esta instancia será negativo para el partido presidencial; mientras continuarán las huestes católicas tomando las calles y el clero reforzando su narrativa en contra durante las misas.

Para ex diputados de varios partidos, no había necesidad de esa demostración de fuerza, porque se pudo cumplir debidamente el proceso legislativo, pero Morena quiso adjudicarse ese triunfo para cumplir con su agenda y llevar agua electoral a su molino, cuando no le costaba nada permitir el debate y el voto opositor.

Así que veremos una creciente movilización católica y, paralelamente los grupos a favor de la ILE integrados en Marea Verde no permitirán que la bancada morenista se apodere de la bandera, que sostienen es producto de una lucha de años, no de un partido y menos de un grupo de diputados.

Así que el tema de por sí polémico y que polariza a la sociedad, no se agota continuará desahogándose en varios frentes, por ahora se desconoce el desenlace y su efecto político electoral.

Deja un comentario