Las estructuras se mueven

Agujeros Negros

Concluida la fase proselitista de la elección en Hidalgo de siete diputados federales, 18 locales de mayoría relativa y dos ayuntamientos, inicia la silenciosa operación de las estructuras electorales de cada partido que en procesos intermedios son estratégicos y quien mejor tenga afinada esta maquinaria se refleja en las urnas electorales más allá de las encuestas.

Esta fase puede definir varias victorias para los principales competidores integrados en dos coaliciones, sobre todo en aquellas donde las encuestas dan poca ventaja al primer lugar lo que sucede en por lo menos tres distritos federales y siete locales, lo que ejerce presión principalmente en quienes ven como no podrán repetir los resultados arrolladores de hace tres años.

La atención si bien se centra en las dos coaliciones, habrá que esperar el comportamiento de los partidos que participan por primera vez en un proceso electoral, en este caso doble, donde también es importante ver cómo quedará la composición de la 65 Legislatura local que acompañará al gobernador Omar Fayad Meneses en la recta final de su mandato lo que contará mucho para las elecciones del próximo año.

También este proceso dependerá en mucho de la participación ciudadana en las urnas durante la jornada dominical del 6 de junio, porque normalmente las elecciones intermedias que básicamente son para diputados en este caso federales y locales registran la más baja participación aunque ahora están nacionalmente animadas por la elección de 15 gubernaturas.

Igual habrá que esperar las denuncias sobre compra y coacción del voto, que se da en la mayoría de los partidos de acuerdo a las capacidades de sus estructuras para movilizarse, por lo pronto se esperan una jornada electoral sin mayores contratiempos a pesar de que hay intereses que buscan que no sean de esa manera, aun así lo deseable para estas elecciones históricas es que se desarrollen con tranquilidad social y madurez política de los actores.

Deja un comentario