Los cuatro hermanos Kennedy, infortunados

Las historias de los cuatro hermanos Kennedy se escribió, en dolorosos epílogos, por infortunio y muerte.

Su padre, Joseph Patrick Kennedy Sr., de origen irlandés, y alguna vez embajador de Estados Unidos en Gran Bretaña, siempre tuvo la intención de que uno de sus hijos fuera presidente norteamericano.

El elegido, al ser el mayor, era Joe, (Joseph Patrick Kennedy Jr.) aviador naval y piloto de bombarderos en la Segunda Guerra Mundial. Falleció el 12 de agosto de 1944 en Blythburg, Reino Unido cuando una de las bombas que transportaba explotó destrozando su avión.

El 22 de noviembre de 1963, John Fitzgerald Kennedy, el único del clan familiar que logró la presidencia, fue asesinado en Dallas, Texas. El magnicida fue identificado como Lee Harvey Oswald, quien después de ser capturado en un cine, fue victimado a tiros por Jack Ruby, supuesto enviado a victimarlo.

Robert Kennedy, séptimo de los nueve hermanos de la familia, tomó la estafeta y se lanzó como aspirante del partido Demócrata por la primera magistratura de su país, tras haber sido Fiscal General y senador por Nueva York.

El 5 de junio de 1968 fue abordado en el Hotel Ambassador de Los Ángeles por Sirhan Sirhan,  inmigrante palestino de 24 años que le disparó a quemarropa. Trasladado de emergencia al hospital Buen Samaritano sucumbió un día después, el 6.

Su cuerpo fue enterrado cerca de su hermano John en el Cementerio Nacional de Arlington

El escándalo de Tedy

El último hermano vivo, Ted Kennedy, senador, asumió el compromiso de completar un mandato en la Casa Blanca. Una gran mayoría de estadounidenses lo respaldaban.

Pero el anhelo se truncó el 18 de julio de 1969, que años después fuera argumento de la película El Escándalo, estrenada en 2017 con Jason Clarke  y Kate Mara en los papeles estelares.

Hay dos personajes sobresalientes, Ted y Mary Jo Kopechne, quien había fungido como secretaria en la campaña de Robert Kennedy.

Ese día ella asistió a un fiesta en la isla de Chappaquiddick, en la exclusiva zona de Martha’s Vineyard  (Massachusetts) y encontró a Ted junto con el que abandonó la reunión sin comunicárselo a nadie. Olvidó su bolso y las llaves del hotel en que estaba alojada.

Kennedy salió a las 23:15 para poder tomar el último ferri a tierra firme (Edgartown), Mary, de 28 años, a su lado.

El auto en el que viajaban, con Tedy al volante, cayó a un pantano y se sumergió.

El senador pudo abandonar el vehículo, ella no y pereció ahogada. Surgió el escándalo que vino a terminar con sus pretensiones de ser candidato. Se declaró culpable de abandonar el lugar sin ayudar a la joven, se fue a su hotel a dormir y no se comunicó con las autoridades hasta el día siguiente.

De acuerdo con el filme, no tenía aptitudes naturales para tomar decisiones apremiantes.

Se aferró a la versión que no cambió en 40 años de que se había equivocado al girar a la derecha conduciendo hacia un puente de madera en vez del dique del ferri. Supo que estaba equivocado cuando el Oldsmobile negro ya atravesaba los tablones, cayendo a una laguna.

Dijo que habían sido vanos sus siete u ocho intentos al sumergirse y rescatar a su acompañante. Presumiblemente sería procesado, falta penada con dos meses de cárcel.

En el juicio, Ted se declaró culpable de abandonar la zona del accidente. El juez suspendió la sentencia y el caso se cerró, como las aspiraciones del demócrata.

Aunque sufrió el agobio de su padre, aceptó su nueva condición.

Joseph Patrick Kennedy Sr., murió el 18 de noviembre de 1969 por accidente cerebrovascular; tenía 81 años.

Ted falleció el 25 de agosto de 2009 en su casa como consecuencia de un tumor cerebral.