SaludSociedadZona Metropolitana

Miedo, cansancio y frustración experimenta personal médico frente al Covid

Pese a encontrarse al punto de colapso, la atención y servicios médicos continúan

Miedo, cansancio y frustración experimenta personal médico frente al Covid 19, los servicios médicos se han transformado a marchas forzadas, cambiando estrategias de servicio, horarios y personal, las residencias médicas son un ejemplo.

Salma Márquez Benavides, médico egresada de la UAEH y actual estudiante de la UNAM en su segundo año en la especialidad de Ginecología y Obstetricia, en el Hospital General de México “Doctor Eduardo Liceaga”, compartió el proceso de cambio en su ejercicio laboral por la pandemia de Covid 19.

Te sugerimos: Alemania no recomienda aplicar la vacuna de AstraZeneca a mayores de 65 años

Parte de la reconversión hospitalaria, puntualizó, fue la redistribución del personal, ya que, dada la demanda, médicos de diferentes especialidades se dedicaron a la atención de pacientes Covid.

“Nosotros tenemos rotación en diferentes áreas, que sin bien no estamos en contacto directo con estos pacientes, tenemos que apoyar en áreas administrativas y laboratorios, incluso se ha planteado la posibilidad de atender casos de Covid”

Señaló la residente.
Bata quirúrgica, gorro, cubrebocas N95, googles, guantes y careta, es el traje que utilizan en zonas de mayor afluencia de pacientes, como urgencias, consulta o quirófano. /Foto: Cortesía

Del mismo modo, mencionó que especialidades como ginecología, dermatología, cirugía plástica, ortopedia, entre otras, se han sumado para apoyar a las áreas críticas, adaptando espacios para atender a más pacientes contagiados de Covid 19.

“Es frustrante ver tumultos de gente, que no entiendan que los hospitales están llenos; sin embargo, sabemos que no es su obligación conocer términos médicos y parte de nuestra labor es educar, pero no deja de ser cansado que las personas prefieran creer en magia, hechicería, religión o remedios caseros, o simplemente que no creen una realidad que se vive a todas luces”.

señaló.

Márquez Benavides detalló que algunos de los médicos se encuentran en las primeras líneas de batalla son internistas, residentes de neumología, infectología y cuidados críticos, quienes han permanecido en servicio desde febrero 2020.

Te recomendamos: Conoce a Belem Jiménez, sus bordados han traspasado fronteras

“Se vive un cansancio físico, mental y emocional, probablemente en algún momento requerirán, sino es que ya lo necesitan, apoyo psicológico”.

Indicó.

Como residente en ginecología y obstetricia, explicó que han recibido casos de pacientes con Covid; sin embargo, su servicio y atención clínica se centra en mujeres embarazadas y en puerperio, y labora en áreas de urgencias ginecológicas, hospitalización, quirófano, terapia intensiva y consulta.

ss
El contagio a los recién nacidos es uno de los principales temores en consulta obstétrica. /Foto: Cortesía

“A todos en algún momento nos ha tocado una paciente de bajo riesgo que resulta con síntomas y es positiva, no obstante, no somos el primer contacto.  Contamos con un área de reconversión en la que tratamos ese tipo de pacientes, pero los casos graves que requieren manejo avanzado de vía aérea o que desarrollan neumonía severa se ven en áreas críticas”.

Comentó.

La incertidumbre y el miedo no son sentimientos ajenos.

Consideró que una de las etapas más difíciles se dio al inicio de pandemia, por la desinformación en el ámbito médico; la incertidumbre y el miedo no son sentimientos ajenos.

“A pesar de saber cómo cuidarnos existe miedo y aunque tratamos de no bajar la guardia, es inevitable no reunirnos en ciertos espacios, como área de comida o en periodo de clases. No sabes en qué momento alguien de tu misma guardia con los que convives 36 horas continuas o los pacientes son casos positivos”.

Narró la residente.

A modo de prevención, durante ciertas temporadas y cuando los casos de cercanos son positivos ha preferido  mantener contacto a distancia con su familia para evitar riesgos.

Asimismo, lamentó que muchas personas tuvieron que vivir una situación cercana para reconocer la importancia de cuidarse.

Finalmente, sentenció: “Nos corresponde no bajar la guardia, con los cuidados que tengamos para nosotros mismos, de forma inmediata cuidamos a quienes queremos y están a nuestro alrededor”.

Publicaciones relacionadas