Política y Gobierno

Mixquiahuala tiene que verse ya como una ciudad: Ramón Amieva

Con 25 años de trayectoria en el servicio público, el exjefe de gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, se prepara para gobernar un municipio al que, asegura, llega sin compromisos y en donde no repartirá puestos.

En entrevista con La Jornada Hidalgo, Amieva, quien trabajó de manera estrecha con el hoy senador perredista Miguel Ángel Mancera, subraya que llegará a gobernar Mixquiahuala libre de compromisos políticos, sin deberle nada a nadie.

Subraya: “No voy a repartir puestos en mi gobierno”.

El reportero preguntó a Amieva ¿Cómo aprovechar su experiencia como jefe de gobierno y su larga trayectoria en la capital del país en un municipio como Mixquiahuala, con poco más de 50 mil habitantes y que mantiene una vocación agrícola?

El hoy alcalde electo recordó que su carrera en el gobierno de la Ciudad de México empezó hace 25 años cuando era regente Oscar Espinosa Villarreal.

Y en su futuro encargo, advierte que influirán conocimientos, experiencia, pero sobre todo su metodología de trabajo.

“Debe haber lógica, y debe ser compatible con el esquema de servicio público”.

Amieva destaca que buscará trabajar con valores. Sus acciones de gobierno deberán regirse con fundamento en ellos. También trae a colación que en su encargo se guiará a través de espíritu y vocación de servicio: “valores éticos y morales, además de comunitarios. Espíritu de servicio que nos permita dar el mejor esfuerzo”.

Se le pregunta si Mixquiahuala debe seguir siendo un municipio con vocación agrícola y expresa que ya debe verse como una ciudad y en función de eso hacer su planeación. Propone desarrollar procesos productivos que permitan comercializar no sólo productos primarios sino que involucren su transformación.

También sugiere impulsar los servicios que provee el municipio y desarrollarlos en función de la población migrante que visita la región.

No obstante, plantea que la vocación agrícola de Mixquiahuala debe mantenerse y aprovecharse de una manera más eficiente. Debe impulsarse un programa para la explotación del campo y apoyar a los productores que lo necesitan, aquellos que viven en las zonas más alejadas del municipio.

Falta transparencia para conocer cómo recibirá administración

Un problema recurrente en las administraciones públicas tiene lugar durante el proceso de entrega-recepción entre un gobierno entrante y uno saliente. Sobre ese particular, Amieva expresó que no ha podido revisar cuál es el estado en que recibirá la administración municipal anterior, que fue encabezada por el petista  Humberto Pacheco Miralrío.

Ha faltado transparencia para ver cuál es el estado de la administración pasada, tanto en lo que respecta a recursos humanos como financieros.

Dijo estar enterado que el actual Concejo ya entregó la ley de ingresos que heredará su gobierno y recordó que históricamente el ayuntamiento cuenta con un presupuesto de unos 100 millones de pesos.

Sobre si con el presupuesto disponible para el ayuntamiento será suficiente para echar a andar sus proyectos, Amieva dijo que buscará llevar a cabo acciones coordinadas con los gobiernos estatal y federal para salir al paso de la estrechez presupuestal.

Dijo que esto puede hacerse, por ejemplo, en el rubro de seguridad pública, donde existen programas de colaboración entre los tres niveles de gobierno.

Al hablar del rubro de la salud, que hoy es preocupación principal por el Covid 19, expresó que debe pensarse como un derecho universal.

En Mixquiahuala, observó, gran parte de su población padece enfermedades crónico-degenerativas y no hay clínicas cercanas, por ejemplo, para que la población pueda practicarse una hemodiálisis. Debe haber apoyos federales en estos casos, refiere.

Quien tomará protesta este próximo 15 de diciembre, adelantó que también buscará generar acciones para ahorrar entre 20 y 30 por ciento del presupuesto en cada obra. ¿Cómo? Dice que contratando a la población local, lo cual además produce ingreso para la comunidad.

“Habrá programa de austeridad y racionalidad de recursos”.

Sin compromisos políticos

Se le inquiere sobre la situación política en el municipio luego de la elección del pasado 18 de octubre. Elige una respuesta sin pensarlo mucho: asegura que llega sin compromisos. 

Narra que su candidatura surgió de un proceso de selección a través de consulta telefónica. No hubo compromisos, no hubo apoyos.

Llego, dice convencido, con absoluta libertad para tomar decisiones, el compromiso es con el pueblo.

Respecto a sus competidores, dice que una vez ganada la elección, ahora ellos también son pueblo, ahora se integran a la sociedad. Dice que ha tenido reuniones con algunos candidatos opositores y que ya reconocieron su triunfo.

Pero no todo es miel sobre hojuelas: revela que hay otras personas con las que no hay punto de acuerdo.

Sin que el reportero le pregunte de manera explícita, Amieva se refiere a la situación del partido que lo llevó a la alcaldía de Mixquiahuala. Acepta que hay necesidad de darle estructura a Morena y reveló que ya tuvo un encuentro con la futura secretaria general, Citlalli Hernández, a quien le platicó que es necesario constituir al comité estatal y sus similares municipales.

Hoy no hay una estructura formal y los votos que obtuvo Amieva a nivel municipal multiplican el número de afiliados. Dijo que la gente ya quiere afiliarse a Morena.

Regresa a la pregunta original e insiste: no habrá acuerdos para repartir la presidencia municipal ni el presupuesto.

¿Mixquiahuala, plataforma para la gubernatura de Hidalgo?

Se ve que es una pregunta que le hacen frecuentemente. Ya tiene preparada la respuesta y asegura que llegó a la alcaldía de Mixquiahuala para quedarse los cuatro años. “No haré uso del gobierno como plataforma política”.

Dice que estará concentrado a partir del 15 de diciembre en prestar atención a la población.

“No tengo deseo de participar como diputado, senador ni como gobernador… Ni siquiera para formar parte de la junta directiva de la escuela”, bromea.

Pero, eso sí, manifiesta que quiere participar en la vida política a través de Morena, partido al cual espera afiliarse pronto.

¿Pendientes con la Auditoría Superior de la Federación?

Tema de columnas periodísticas, se ha ventilado que el último tramo de la administración de Amieva es investigado por la Auditoría Superior de la Federación, por un supuesto faltante de 307 millones de pesos en el Fondo de Capitalidad de la Ciudad de México en el 2018.

Sobre el particular, dijo estar tranquilo. Relató que durante 25 años ha sido sujeto de auditorías de la  Contraloría general del Gobierno de la Ciudad de México y por parte de la auditoría de esa entidad federativa y de su similar federal, todas relativas a desempeño y uso de recursos.

Amieva reiteró que en su vida no se ha afiliado a ningún partido, pero espera afiliarse a Morena. Foto: Especial.

“No he sido citado ante ninguna investigación”.

Refiere que nunca van a aparecer bienes mobiliarios, ninguna casa que no haya sido acreditada, tampoco aparecerá cuenta alguna en el extranjero. Está siempre al tanto del cumplimiento de impuestos: “tengo calificación de contribuyente cumplido”.

Al recordar aquellos días de transición en el gobierno de la Ciudad de México, relató que su papel fue facilitar la llegada de Claudia Sheinbaum, a quien dio la información que requirió.

“Actuar siempre tiene consecuencia. La impunidad ahora, en los niveles municipales, estatales y federales cada vez se está haciendo menos”.

Su relación con Miguel Ángel Mancera

Lo primero que dice es que le tiene aprecio, que recibió de él la oportunidad de trabajar en la administración pública. “Reconozco que es una persona con preparación brillante en materia penal”.

Aunque admite que políticamente ahora están en partidos distintos.

Desde su natal Mixquiahuala, en entrevista a través de videoconferencia, Amieva reitera que en su vida no se ha afiliado a ningún partido, pero que espera afiliarse a Morena.

Y tampoco había sido un político, expresa, sino hasta ahora que ganó la alcaldía de Mixquiahuala bajo las siglas de Morena.  Siempre se consideró un empleado público. Inició desde el puesto más modesto con el sueldo más sencillo. “Mi primer pago fue como peón, así era la plaza”.

Hoy, más que político, se autodefine como alguien que se especializa en conocer problemas y ofrecer soluciones con política pública.

La parte política se quedó en las elecciones del pasado 18 de octubre. En adelante, dijo que la suya será una administración basada en diagnósticos, indicadores, evaluación y rendición de cuentas.

Jorge Romero

Periodista con casi dos décadas de kilometraje. Interesado en hurgar las entrañas de la nueva anormalidad.

Publicaciones relacionadas