Opinión

Morena, la derrota en Pachuca

Agujeros Negros

Impugnada la elección en Pachuca por Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dentro de los plazos a partir de la entrega de constancia de mayoría coordinada por el asesor jurídico Javier Baños, empieza a surgir la punta del iceberg de lo que ya al interior del partido llaman la tormenta perfecta que hundió el barco que tenía todas las condiciones para llegar a buen puerto.

Los esfuerzos del delegado nacional Genaro Vázquez por cierto hijo del histórico guerrillero Genaro Vázquez Rojas, que en la vieja salida a Real del Monte tiene una calle que lleva su nombre, para sumar esfuerzos y operadores que contribuyeran a rescatar el triunfo fueron inútiles porque sus propuestas fueron rechazadas y prefirieron trabajar con el equipo de jóvenes que habían pertenecido al equipo de Servidores de la Nación.

A los coordinadores Miguel Islas militante activo del Partido del Trabajo (PT) y Mauricio Vega, se les fueron de las manos temas estratégicos como la estructura electoral porque por lo menos en el 40 por ciento de las casillas Morena, no tuvo representantes de casilla e incluso representantes generales, con el argumento de que el PRI-Gobierno los había comprado, la realidad fue otra.

Un buen porcentaje de los nombres proporcionados eran los mismos que aparecieron en las elecciones de 2018, solo que nunca los contactaron y muchos aparecieron pero como representantes de otros partidos, principalmente del candidato independiente Ricardo Crespo Arroyo, lo que abrió un hueco importante en dos aspectos fundamentales: promoción y defensa del voto.

Paralelo a todo lo anterior los equipos de avezados operadores como Natividad Castrejón y Jorge Luis Martínez, este último que había sido coordinador de los programas sociales de Bienestar, que renunció al cargo porque su esposa Susana Ángeles fue postulada por Tizayuca fueron “bateados” por el equipo del candidato a pesar de que el delegado nacional trató de incorporarlos, al final no lo logró, en el primero de estos casos solo utilizaron sus instalaciones para la capacitación.

Así construyeron la derrota de Morena en Pachuca, que hoy acusan al parecer sin pruebas necesarias a la compra de votos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ahora afinó sus estrategias y que tuvo como factor adicional la otra campaña, la del suplente Benjamín Rico que le permitió una mayor cobertura con una estructura aceitada y que al final esto se resolverá en los tribunales por la impugnación interpuesta este domingo.

Lo paradójico es que en medio de la tormenta a pesar de las descalificaciones y de ser acusado de apoyar al candidato independiente Ricardo Crespo, el senador suplente Navor Rojas fue encargado por Genaro Vázquez de dos secciones: San Cayetano y Nopalcalco, entregando buenos resultados Morena, ganó y hoy se preguntan si el equipo de campaña hubieran sumado los otros esfuerzos, tal vez la historia sería otra, por lo pronto el candidato tachó de corrupto a Navor Rojas; ahora a esperar el fallo de los tribunales.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar