Morena, la otra estructura

Mientras el Frente Nacional Obradorista (FNO) tiene en su poder la sede estatal, nombra un comité provisional de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y los acusados de corrupción y permanecer ilegalmente en la dirigencia se defienden, Abraham Mendoza Zenteno, con recursos de Bienestar, arma una estructura electoral paralela para “salvar” la elección de diputados federales y locales.

No discretamente -como pretendía el coordinador de delegados de Bienestar Gabriel García Hernández-, en Hidalgo, como en el resto del país, el ejército electoral sostiene reuniones de capacitación, aquí sin considerar a fundadores y menos a militancia, eso sí con alianzas que protegen intereses cupulares que desplazan a quienes creen en la Cuarta Transformación.

García Hernández, en diciembre de 2017, aceptó de Gerardo S. C. “lana y estructura” a cambio de la candidatura al Senado de Julio Menchaca Salazar que, al no ceder, abrió la negociación que dio al Clan Universitario del ahora preso por peculado, defraudación fiscal y delincuencia organizada, nueve diputaciones locales y tres federales en 2018.

La estructura generada por Mendoza Zenteno está conformada por siete coordinadores, uno por cada distrito federal electoral, donde destaca su hermano Alberto Mendoza Zenteno y su hijo Abraham Mendoza Solís, quien funge como enlace con grupos corporativos como el Clan Universitario y como coordinador estatal, Cirino Paredes Rubio.

Morenistas acusan que esta estructura está financiada con recursos de Bienestar y dirigida a crear un ejército de operadores electorales que apoyen las campañas de los candidatos de Morena, no de todos, porque Mendoza Zenteno quiere construir desde ahí su candidatura a gobernador y habrá quienes no convengan a sus intereses y al de sus aliados del Clan Universitario.

Para fundadores de Morena la operación de Abraham Mendoza atenta contra los principios de la 4T y constituye un delito electoral de utilizarse recursos humanos y financieros federales, que de comprobarse, están dispuestos a denunciar; mientras, continúa la lucha intestina por las candidaturas que se definirán mediante acuerdos cupulares, cuando faltan dos días para el registro de precandidatos en el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH).