Opinión

MOVILIDAD SUSTENTABLE

Nomografía

Hoy en día vivimos un cambio de paradigma en todo el mundo en materia de movilidad urbana, y son cada vez más las ciudades que adoptan un enfoque de planeación enfocada al transporte. Ante un rápido y sostenido crecimiento demográfico en zonas metropolitanas, el impulso de políticas públicas que fomenten la movilidad sustentable a nivel local y generen condiciones de bienestar compartido será indispensable para lograr el cumplimiento de los compromisos y obligaciones en materia de cambio climático.

En ese sentido, se han realizado acciones en diferentes partes del mundo que buscan acelerar la transición hacia tecnologías de movilidad más sustentables. El Reino Unido prohibirá la venta de vehículos a base de gasolina para el 2030 en un esfuerzo para combatir el cambio climático y crear empleos en nuevas industrias. Asimismo, Volkswagen fijó su meta de dejar de producir coches de gasolina en 2026 y otras armadoras como General Motors y Nissan se unirán a este movimiento en la próxima década.

Ante esta realidad, el impacto que tienen las políticas de movilidad en la calidad de vida de la población es muy significativo si consideramos que, de acuerdo con el INEGI, en Hidalgo el 95% de los trabajadores necesitan desplazarse para llegar a su centro laboral y es el 4º estado con mayor porcentaje de estudiantes que utilizan el transporte público para asistir a las instituciones de educación.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad y Transporte de Hidalgo, entre 1980 y 2015 se observó un aumento de casi 13 veces en la cantidad de vehículos en el estado. Para poner esto en perspectiva, el índice de motorización -vehículos en circulación por cada 1,000 habitantes- es de 382, por encima de 341 a nivel nacional. Asimismo, las expectativas de un crecimiento cercano al 70% durante la próxima década, generarán demandas en materia de inversiones en infraestructura vial y estacionamientos.

Sin embargo, la transición modal hacia medios de transporte masivo no es el único reto, el método de transporte más usado en el estado es camión, taxi, combi o colectivo con más del 35% de los hidalguenses como usuarios y el 21% utiliza vehículos particulares. De acuerdo con el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados, el 52% de la población considera que los vehículos de transporte público son los que más contaminan. Desde esa perspectiva, la adopción de tecnologías de transporte masivo sustentables es uno de los mecanismos más eficientes para resolver los retos en materia de movilidad y cambio climático.

Las nuevas tecnologías de movilidad sustentable llegaron para quedarse y nos permitirán diseñar ciudades más resilientes y disminuir las externalidades negativas que genera el uso del automóvil. Ante este escenario de reactivación económica, en el corto plazo, la apuesta por proyectos de movilidad sustentable podría detonar el desarrollo económico y social para todos los hidalguenses.

EMILIO SUÁREZ LICONA

CONSULTOR Y PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA

@EMILIOSL

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario