Olimpiada diferente

Historias que contar

Mañana se iniciarán los Juego Olímpicos de Tokio, en su XXXII edición. Culminarán el domingo 8 del próximo agosto.

Inicialmente se celebrarían en 2020, pero el Covid obligó a postergarlos. Sin embargo, a diferencia de eventos similares de antaño, en Japón casi todas las competencias serán a puerta cerrada, para prevenir contagios.

“Debemos evitar que se propaguen teniendo en cuenta las nuevas variantes”, dijo el primer ministro japonés Yoshihide Suga.

No será lo mismo ante la ausencia de multitudes, en estadios antes colmados.

Oportuno hacer la distinción de Juegos Olímpicos y Olimpiada. El primero refiere tiempo exacto de las diferentes justas y el segundo, de acuerdo con la Real Academia Española, “Periodo de cuatro años comprendido ente dos celebraciones consecutivas de Juegos Olímpicos”.

Echar atrás el calendario, sirve para recordar sucesos reconocidos como históricos.

Uno, posiblemente el más aludido, se presentó en 1936, cuando Alemania fue sede. Se decía que era la oportunidad para que Adolfo Hitler, y el nazismo, demostrarían la preponderancia de la raza aria.

No pudieron lograrlo. Un joven atleta negro, originario de Alabama, Estados Unidos, Jesse Owens, echó abajo esa supuesta supremacía.

Logró 4 medallas de oro, en 100 metros, salto de longitud, 200 metros y en relevo 4 por 100.

Se afirmó que Hitler, irritado, se negó a felicitarlo. Después esto fue rebatido.

Para México, hubo días felices. En 1948, un recio militar, Humberto Mariles, logró la primera medalla áurea. Fue en equitación, respaldado por un caballo tuerto, Arete, objeto de especial admiración.

Aparecieron , en otros Juegos, representativos mexicanos con luz propia.

Joaquín Capilla, clavadista esbelto y de fácil sonrisa, obtuvo oro en Melbourne, 1956, y plata en Helsinki, 1952, especialmente.

Otra gran satisfacción, la sumó Felipe Muñoz Kapama, identificado como “el Tibio Muñoz”, que ante asombro general acreditó presea áurea en 200 metros nado de pecho.

Nuestro país en la obtención de la presea fue sede Olímpica identificada como México 68.

El balompié nacional dirigido por Luis Fernando Tena, venció, en Londres, 2012,11 de agosto, al eternamente favorito, Brasil, 2 goles a 1. Las anotaciones aztecas fueron obra de Oribe Peralta.

Oro más que merecido.

En este breve recuento no podrían olvidarse figuras míticas como Enriqueta Basilio, portando la antorcha en México, marchistas, 3 medallas, también de oro, y Ana Gabriel Guevara, plata en atletismo, 2004.

Muchos más, entre ellos Soraya Jiménez, bajita, robusta, en Sidney 2000, ganó en levantamiento de pesas, primera mexicana en hacerlo.

Ahora, Japón es una nueva esperanza de que nuestros atletas sobresalgan, en el concierto de deportistas de casi todo el orbe, en Juegos Olímpicos, inéditos por la tristeza de escenarios vacíos, aunque todos sin olvidar, sagrado anhelo: dar su máximo esfuerzo por el país que representan

Protección a hijos de mujeres victimadas

Se quedó en el tintero aludir a la plausible propuesta de la legisladora local Areli Rubí Miranda, quien en los primeros días de este mes puso sobre el tapete la iniciativa con proyecto de decreto para que se brinde respaldo a los hijos de quienes son víctimas de feminicidio en Hidalgo.

El concepto sustantivo es facultar al gobierno estatal para que se les otorgue un apoyo económico, de la mano a lo que determina el Código Penal para la reparación de daños y perjuicios por tan condenable delito.

De aprobarse, sería más que justo para los menores un tanto inermes, tras perder, además del profundo amor, la protección de sus madres.

Deja un comentario