Otra de policías

Agujeros Negros

El exceso de fuerza contra una pareja por agentes de la policía municipal de Pachuca provocó indignación social y mostró la incapacidad de la secretaria Adriana Yamilet Salazar Márquez quien asumió el cargo seis días después de iniciada la administración en un primer ajuste en el equipo de Sergio Baños Rubio ya había sido cuestionada por su falta de estrategia para garantizar la seguridad pública.

Tuvo el presidente municipal que salir al paso y dar la cara reprobando esta acción al anunciar una investigación a fondo y que la autoridad competente castigue a los responsables de la innecesaria golpiza cuando los ciudadanos que supuestamente agredieron inicialmente a los uniformados ya estaban sometidos por lo que no había necesidad de darles una paliza.

Ahora no basta con sancionar a los policías abusivos, el alcalde requiere de un análisis que le lleve a aplicar los ajustes necesarios en esa área para darle respuesta a los pachuqueños que exigen una seguridad pública profesional que sea garante de su patrimonio e integridad física, lo que por las señales enviadas por Salazar Márquez, no se van a conseguir con ella al frente de la dependencia.

La seguridad pública ha sido el Talón de Aquiles de la mayoría de los gobiernos capitalinos desde que en 1999 José Antonio Tellería Beltrán logró que el gobierno estatal le devolviera esta responsabilidad al ayuntamiento, sin que nadie le haya encontrado la cuadratura al círculo, lo que parece hoy tiene oportunidad Baños Rubio, si toma esta negativa experiencia para corregir.

Un experto en organización policial consultado, señala que actitudes como la agresión a la pareja puede tener su origen en la falta de liderazgo, capacitación e incluso abuso de los jefes hacia el personal lo que puede manifestarse en la agresividad mostrada, en suma darle un golpe de timón a la seguridad pública de Pachuca, no será fácil, pero de conseguirlo, será importante para el gobierno capitalino si cambia la percepción ciudadana.