Pachuca, que alguien explique

Agujeros Negros

El sorpresivo relevo en la secretaría general del ayuntamiento capitalino mostró lucha intestina por el control del gobierno municipal que terminó con la consolidación de una cofradía como sucedió en la administración de Yolanda Tellería Beltrán donde quien gobernó fue el Moto Club de Daniel Ludlow Kuri; porque no se le puede dar otra lectura a la abrupta y poco cortés salida de Héctor Fragoso Ortiz.

Fragoso Ortiz, durante la campaña proselitista estuvo al pie del cañón, acusaban incluso en el equipo de Sergio Baños Rubio que era el único operador con que contaron porque los dejaron solos, tal vez porque se pronosticaba una derrota por la ventaja que Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tenía de 27 puntos, que por diversos factores se desvaneció y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) regresó a la Casa Rule.

Ahora para justificar su salida desde la vieja casona del Centro Histórico se filtró a algunos medios de comunicación que el relevo de Héctor Fragoso, fue motivado por su inexperiencia política como para manejar adecuadamente la política interior del municipio capital, lo que de ser cierto obliga a la pregunta de porque no poner a un personaje con experiencia desde el inicio de la administración.

Y si la inexperiencia y falta de resultados es causa, porque no se ha relevado a la secretaria de Seguridad Pública, Yamilet Salazar Márquez, tras el abuso policial de mayo o por el incremento de la inseguridad en toda la ciudad, porque la delincuencia “golpea” por  igual en fraccionamientos de nivel medio y alto que en sectores populosos como la Plutarco Elías Calles, donde se ha desatado una ola de delitos del fuero común.

Además resulta incongruente que se argumente inexperiencia de Fragoso Ortiz y se nombre al ixmiquilpense Genoni Pedraza García, que solo ha desempeñado cargos de segundo nivel en la administración pública sin amplia experiencia política, lo que refuerza la versión de que quien domina el ayuntamiento es una cofradía, por lo pronto crece la percepción negativa, más cuando una par de encuestadoras no calificaron bien los primeros seis meses de gobierno y la población exige resultados.

Deja un comentario