ArchivoOpinión

Pachuca, qué hizo bien el PRI

Agujeros Negros

Acusan desde Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que el gobernador Omar Fayad Meneses se erigió en el operador central del Partido Revolucionario Institucional (PRI) principalmente en el municipio capital porque no iba a permitir que sucediera lo de hace cuatro años donde se acumularon “AntroPRIfagia” y errores de su antecesor que derivó en el desastre electoral que le dejó a nivel municipal además de que no quiere pasar a la historia como quien cedió uno de los últimos cinco bastiones tricolores del país.

Retener el gobierno estatal no será fácil, pero un paso importante lo dio el PRI el 18 de octubre al ganar 32 de 84 municipios sin apostarle al caos morenista, entre ellos varios de los más importantes que le permitirán gobernar desde ese nivel a más de millón y medio de hidalguenses y si dan resultados a la población con alianzas pragmáticas estará en condiciones de mantenerse en Plaza Juárez.

Recuperar la capital y el corredor metropolitano era un reto, que se entendió bien en el Comité Directivo Estatal (CDE) donde como primer paso eliminaron intermediarios electorales estableciendo comunicación desde tierra con sus estructuras y adaptándose a las condiciones que impuso la emergencia sanitaria y conservaron la unidad entre los aspirantes, lo que no fue solo en Pachuca.

El posicionamiento del gobernador fue un activo importante, pero sobre todo que nadie esperaba la doble campaña para sumar el trabajo preelectoral realizado por Sergio Baños Rubio y Benjamín Rico Moreno que se distribuyeron el trabajo proselitista estratégicamente lo que les permitió sumar los sufragios necesarios para revertir lo que por meses parecía altamente difícil: darle la vuelta a Morena.

Los observadores señalan que parte del triunfo priista se dio por los errores de Morena, con la áspera postulación de candidato, las pugnas internas, el rechazo a la colaboración de otros actores, la soberbia de no convocar a Canek Vázquez y a Navor Rojas, (no así a Francisco Xavier Berganza que tuvo descalificaciones soeces) pero que hubieran sumado, quedando ahora solo la alternativa de impugnar acusando compra y coacción del voto.

En Mineral de la Reforma, solo algo extraordinario podía cambiar la tendencia a favor de Israel Félix Soto, los intentos para conseguirlo fueron fallidos, la alianza Raúl Camacho Baños – Gerardo Sosa Castelán, fracasó por resistencias internas en Morena y el mal manejo de recursos públicos del ex presidente municipal que hoy lo tienen enfrentado proceso penal por uso indebido de funciones al utilizar el outsourcing para el pago de nómina lo que representa en solo ese rubro un desvío de 10 millones de pesos.

Un experto operador que ha circulado por varios partidos, dijo que el PRI hizo lo mismo de siempre pero afinó sus sistemas, sus estrategias, pero también incorporó nuevas formas, esa mezcla le dio los resultados, que pudieron ser tres o cinco más triunfos, pero aún hubo algunas cuotas en especial en la Sierra y Valle del Mezquital que se los impidió; pero que en Pachuca Benjamín Rico jugó un papel importante no hay duda y, le dio al gobernador una carta más para el 2022.

Publicaciones relacionadas