Pandemia inspiró a violonchelista a perfeccionar su técnica

La composición, una pasión que evoluciona

En el universo musical cada vez son más los artistas que no solo interpretan sino que crean obras atendiendo a las leyes de la armonía, melodía y ritmo.

César Alan Rosales Vera, violonchelista de la Orquesta Sinfónica de la UAEH, comparte su introducción y gusto en la composición.

Para el chelista, quien tuvo interés por la composición desde la infancia, este es un proceso complejo que surge de diferentes maneras e influyen diversos factores.

“Cada persona lleva uno o varios procesos creativos, desde quienes tienen los estudios y se basan en una estructura o quienes solo tienen la noción y al tocar un instrumento crean la melodía y los acompañamientos”

César Alan Rosales Vera, violonchelista de la Orquesta Sinfónica de la UAEH

Puntualiza que la evolución en su trabajo se dio a lo largo de los años y con la experiencia adquirida como músico profesional.

“Me considero chelista más que compositor, para mí la composición inició como un hobby, sin embargo, a lo largo del tiempo he estudiado al respecto porque la creación musical es una labor compleja”.

Dentro de su trabajo como artista musical comparte que ha compuesto alrededor de 35 obras de música clásica, principalmente para violonchelo, de las cuales diez ha presentado con apoyo de amigos y compañeros, en escuelas de música, teatros y espacios culturales.

En tanto, el periodo marcado por el confinamiento por la pandemia le permitió perfeccionar su técnica como violonchelista y crear nuevos temas. Asimismo, aprender  a través del trabajo de otros compositores del estado y de compañeros de la orquesta.

“Cuando he presentado mi trabajo, y aun estando frente al público, el sentimiento es tal que me pierdo en la música, no hay nadie más que mi chelo y yo”.