PGJEH, resultados cuestionables

Letras minadas

El ahora exprocurador de Justicia del estado de Hidalgo, Raúl Arroyo González se ha caracterizado por ser un hombre preparado, de importante acervo cultural y gran jurista, sin embargo en temas de servicio público parece no haber estado a la altura, y basta ver todos los errores que llevará a cuestas y que los hidalguenses le recordarán siempre.

Por ejemplo, que los Ministerios Públicos a su cargo se han caracterizado por ser todo menos aliados de las víctimas, su trato despótico e ineficiente han hecho que los ciudadanos no se sientan con las ganas ni la confianza de denunciar o dar seguimiento a sus carpetas de investigación, porque por un lado se exponen a malos tratos y burocracia en exceso, horas de espera, y en su mayoría terminan desistiendo porque el MP termina resaltando la conveniencia de negociar con los presuntos delincuentes.

Por otro lado en el anecdotario quedaron famosos casos en los que no se vio respuesta de la Procuraduría General de Justicia, como en el tema de los feminicidios o los testigos de actos delictivos en donde el único papel de la procuraduría era protegerlos pero terminaron dejándolos solos y sin protección.

Es el día en que no hay un solo detenido, ni se ha esclarecido qué sucedió con el joven Sebastián Yáñez desaparecido en la colonia San Antonio el Desmonte de Pachuca en 2019.

Tampoco se sabe por qué los involucrados en el asesinato de un policía municipal de Pachuca ocurrido afuera de un bar en Plaza del Valle en septiembre del 2020, solamente entregaron su declaración por escrito y no hubo ningún avance en su carpeta a casi un año del incidente.

O el caso de conocido médico pachuqueño que en repetidas ocasiones denunció hostigamiento, pero nunca fue atendido y después a punto estuvo de ser asesinado al ser baleado en el rostro cuando circulaba en uno de los parques emblemáticos de la capital Hidalguense.

Pese al riesgo de que el médico fuera rematado por sus atacantes en el hospital donde fue atendido de urgencia, nunca recibió custodia.

Hasta dónde el exprocurador fue directamente responsable de la omisión de todos estos hechos.
¿Fue siempre consciente de que su director de la Policía Investigadora, Edwin Hernández sólo se preocupó por uniformar elementos y no por trabajar?.

Hay quienes dicen que cada pueblo tiene los gobernantes que merece, pero como ciudadanos no debemos ser indiferentes ni aceptar esta regla, porque al menos en el tema de procuración de justicia los encargados de ello siguen quedando mucho a deber a los hidalguenses.

@AlexGalvezQ

Mostrar más
Mira también
Cerrar