Piropos y chiflidos podrían ser castigados en Hidalgo

La diputada Noemí Zitle propone sanciones a este tipo de acoso y lascivia

Los chiflidos, piropos y otras formas de acoso sexual podrían tipificarse como un delito en Hidalgo, planteó en el Congreso local la diputada Noemí Zitle.

La congresista propuso tipificar el acoso sexual en espacios públicos y privados como un delito que se castigue hasta con cuatro años de prisión.

Además, se mostró partidaria de reforzar la normativa para la prevención y eliminación de los actos que afecten la integridad de las personas.

La diputada de Morena, Noemí Zitle Rivas presentó estas medidas en su iniciativa que adiciona el Artículo 189 Ter al Código Penal del Estado de Hidalgo, que sometió a consideración del pleno del Congreso estatal.

En su exposición de motivos, la legisladora morenista por el XV Distrito de Tepeji del Río indicó que con estos cambios normativos, se busca reducir los actos de violencia contra las hidalguenses.

“Reformar nuestro Código Penal con la finalidad de reducir y sancionar los actos violentos que se producen a nuestro alrededor es fundamental para crear un Estado seguro, ayudemos a las mujeres que se enfrentan día a día a situaciones que vulneran su dignidad como persona”.

De acuerdo con la propuesta de la diputada de adición del Artículo 189 Ter al Código Penal estatal, «comete el delito de acoso sexual, quien con fines lascivos asedie reiteradamente mediante comentarios, insinuaciones, gestos que resulten ofensivos o inapropiados, roces corporales, frotamientos o tocamientos indebidos a persona de cualquier sexo sin su consentimiento, aprovechándose de cualquier circunstancia que produzca desventaja, indefensión o riesgo inminente para la víctima, en cualquier espacio público o privado incluyendo instalaciones o vehículos destinados al transporte público de pasajeros».

En estos casos, propuso imponer penas de un año a cuatro años de prisión y de cien a trescientos días multa. Estos delitos sólo serán perseguidos por querella del ofendido o de su legítimo representante, salvo que se trate de un incapaz o menor de edad, en cuyo caso se procederá de oficio.

Zitle Rivas comentó que si bien los hombres no se encuentran exentos de sufrir acoso sexual, las mujeres continúan posicionándose en un lugar más vulnerable con respecto a los hombres.

Refirió que según los resultados emitidos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de las 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años encuestadas en el 2016, el 66.1% de ellas ha sufrido algún tipo de acoso o agresión en su contra.

La misma encuesta menciona que la mayoría de estos actos ocurren en espacios públicos como la calle, parques o transportes, a su vez el 74% de mujeres reportó que la forma de violencia más frecuente que sufrieron fueron los piropos o frases ofensivas, mientras que el 58% sufrió de tocamientos o manoseos sin su consentimiento.
Consideró que en la actualidad son miles de mujeres que día a día se enfrentan a situaciones que vulneran su integridad y seguridad, ejemplificando con los “piropos” que no hacen más que agredir a las mujeres haciendo comentarios ofensivos respecto a su físico, pero que siempre lo intentan disfrazar como un alago, «lo mismo sucede con los silbidos, gestos y frotes intencionales que recurrentemente se ven y escuchan en los espacios públicos de nuestro entorno».

Señaló que en Hidalgo, los casos de acoso sexual también se hacen presentes, sin embargo, no existen cifras exactas que den cuenta de las agresiones vividas.

Indicó que lo anterior se debe a que la mayoría de las víctimas de acoso sexual en el Estado no presentan la denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), debido a que más del 90% quedan impunes.

Edgar Chávez

Periodista nacido en Pachuca. Egresado UNAM FES Aragón