Pleito en las alturas

Balcón político



El Partido Revolucionario Institucional (PRI) vive tiempos inéditos, de serias disputas que lo ponen en riesgo de mantener el poder en Hidalgo y cederlo a Morena, que se mantiene arriba en las encuestas e hipotéticamente se perfila como el ganador de las elecciones del próximo 5 de junio.

Y no es para menos. El pleito al interior del tricolor se ha dado nada menos que entre el presidente nacional de ese instituto político, Alejandro Moreno Cárdenas, y el gobernador Omar Fayad Meneses, quienes impulsan a sus propios candidatos a la gubernatura y no transigen en la forma de llevarlos a la contienda.

También lee: Las cifras de la pobreza

Por un lado, Moreno Cárdenas echó mano de su facultad de atracción de los seis procesos internos para elegir igual número de candidatos en las entidades donde se renovará el Poder Ejecutivo estatal (Tamaulipas, Durango, Oaxaca, Quintana Roo, Durango en Hidalgo) y para nuestro estado, en un hecho insólito, cedió la candidatura al PAN que, a su vez, deberá postular un candidato externo y de género femenino.

Mientras que Fayad Meneses, en su calidad de primer priista, demandó respeto al PRI-Hidalgo y a los acuerdos emanados de la asamblea de la comisión política estatal, que decidió usar como método para elegir candidato el de Convención de Delegados.

Checa: ¿PRI en apuros? Pide préstamo bancario para financiar actividades

Ambos personajes pasaron, en unas semanas, de los elogios a las descalificaciones mutuas y con eso afianzaron la incertidumbre que priva en los militantes del PRI, que siguen confundidos sin saber si en las alturas se pondrán de acuerdo para ir en unidad a la contienda electoral, o cada quien caminará por el lado que más le convenga.

Jamás habíamos visto que la dirigencia nacional del PRI y el primer priista de Hidalgo se confrontaran a tal nivel que hayan roto lanzas y pongan en riesgo lo que mantienen desde hace más de ocho décadas, para cederlo casi en charola de plata a Morena, que a la distancia observa cómo se desmorona el otrora partido todo poderoso que por los pleitos internos pone en riesgo su propia sobrevivencia.

Pero, mientras desenredan el entuerto, Carolina Viggiano Austria se registrará este domingo como aspirante a la candidatura del PAN al gobierno de Hidalgo y en un mes se convertirá en la candidata de la coalición “Va por México”, que forman PRI-PAN-PRD.