Economía

Prevé Concanaco inflación de 3.5 por ciento durante primer semestre

Para 2021 se prevé que la inflación se sitúe entre 3.5 y 4 por ciento, lo cual generará un lento mejoramiento en la economía durante el primer semestre, derivado de la disminución de la demanda y la oferta como efecto colateral de la pandemia por Covid 19.  

Así lo afirmó José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur) quien destacó que, con base en estudios realizados por este organismo empresarial, se espera que hasta el segundo semestre del año la condición económica sea favorable para el país. 

Señaló que el Producto Interno Bruto (PIB) de México este año que inició podría alcanzar un crecimiento del 3.5 por ciento, después de que en 2020 cerró con una caída de -9 por ciento. 

“En el empleo formal, que el año pasado tuvo una baja de más de 800 mil puestos de trabajo y una cantidad mayor en la informalidad, se prevé que sería hasta el 2022 cuando nuevamente se alcancen los porcentajes de ocupación que se registraban antes de la pandemia”

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur)

López Campos explicó que los estudios realizados por la Concanaco Servytur coinciden con los de expertos respecto a que la inflación en los próximos 12 meses podría tener un leve aumento llegando a colocarse incluso en niveles de 3.5 a 4.0 por ciento, mientras que en 2020 tuvo niveles de 3.2 a 3.6 por ciento. 

Sobre los indicadores macroeconómicos, como el tipo de cambio, la inflación, la contratación de deuda, el precio internacional del petróleo, y las tasas de interés, que se han mantenido estables e incluso han disminuido, dijo que son factores que pueden contribuir a la recuperación económica en menor plazo.  

El dirigente de la Concanaco consideró que el gran pendiente de la administración federal es la instrumentación de políticas públicas y programas de apoyo a las Mipymes, e incentivos fiscales que estimulen la inversión, como puede ser la deducción inmediata o la compensación universal, entre otros, de manera temporal y limitada a los sectores estratégicos para el país.   

José Manuel López Campos expuso que, en el caso de las actividades terciarias, que incluye comercio, servicios y turismo, su caída fue más severa en comparación con las actividades agropecuarias e industriales.  

En ese sentido, recordó que las actividades del sector terciario son las que aportan una mayor participación del Producto Interno Bruto nacional, ya que representaron el 51 por ciento en el periodo enero-septiembre de 2020. 

Publicaciones relacionadas