Opinión

PRI, tensión en las alturas

Agujeros Negros

La distribución de candidaturas de representación proporcional cayó como cubetada de agua fría a buena cantidad de personajes del priismo hidalguense que la consideran un agandalle de la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) Carolina Viggiano Austria, que armó su equipo para eliminar contrapesos en San Lázaro, en caso de que los tres candidatos de mayoría relativa de su partido logren ganar el 6 de junio.


Si las cifras se acomodan tendrá además de la suya dos posiciones más y teóricamente la diputación federal hidalguense del Partido Revolucionario Institucional (PRI) puede ser de seis diputados, los otros tres identificados con el gobernador Omar Fayad Meneses con la diferencia que estos por ser de mayoría relativa lucharán directamente en las urnas por las curules que les corresponden de la coalición Va por México.


No son solo las posiciones en San Lázaro lo que preocupa y ocupa a otros personajes del priismo, que entienden este movimiento de la oriunda de Tepehuacán de Guerrero como un aviso de lo que puede suceder en la Asamblea Nacional a efectuarse antes del proceso electoral, donde se definirán los géneros de las candidaturas a los gobiernos estatales que se disputarán en 2022.


Por ello crece la tensión en las altas esferas del priismo estatal y nacional, Alma Carolina Viggiano quiere ser candidata al gobierno de Hidalgo y si consigue que a Hidalgo se designe para mujer, se da por descontado que la candidatura será para ella, aunque hay otras mujeres que buscarían la postulación, es claro que le pertenece la delantera.


Por eso reprueban que ubicara a su hijo Juan Pablo Beltrán Viggiano como suplente de Marco Antonio Mendoza Bustamante, su cercano colaborador que va en la sexta posición, y como su suplente a su incondicional la michoacana Victoria Eugenia Méndez Márquez, que fuera delegada política en Hidalgo y delegada de la Procuraduría General de la República (PGR), que ha sido diputada federal y senadora de la República.


Así no perdería posiciones de lograr su meta en 2022, por lo pronto los forcejeos en las alturas del priismo hidalguense ya empiezan a observarse, más cuando para mantener el gobierno estatal en 2022, a pesar de que se empezó a diluir la fuerza de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) requiere de consenso, del cierre de filas del priismo y de sumar a otras fuerzas a un bloque que frene las intenciones morenistas.

Publicaciones relacionadas