Proezas en tiempos de Covid-19 (1ª Parte)

Epopeyas...

A lo largo de la mitología, los héroes siempre han surgido a partir de transgresiones a sí mismos o a su entorno, desde las cuales inician su camino de transformación, para pasar de ser un simple mortal al protagonista de leyendas y epopeyas; el llamado ‘viaje del héroe’ no ocurre de la noche a la mañana, pero sin duda, el enfrentarse a intempestivas adversidades y salir victorioso de ellas aporta siempre ese elemento dramático que se requiere para que tales proezas sean dignas de perpetuarse en los anales de la historia, y por supuesto que las nuevas hazañas en el deporte no están ajenas a esto, y la pandemia de Covid-19 por la que atravesamos en nuestra actualidad funge esa función de ser el umbral por el cual deben atravesar nuestras heroínas e hidalgos de hoy para inmortalizar sus nombres.

En este 2020, infinidad de disciplinas, calendarios, ligas, circuitos y funciones han sido objeto de reprogramaciones, cambio de reglas e implementación de protocolos para evitar que la salud tanto de los atletas como del público se vea comprometida en la realización de los eventos: y por supuesto que el de mayor magnitud fueron los míticos Juegos Olímpicos que debieron haberse realizado el pasado verano en Tokio, Japón, y que a raíz de este escenario tendrán fecha, no sin sus debidas acotaciones sanitarias en el 2021.

Sin embargo, hubo espectáculos dignos de estas historias de éxito: como los Lakers de Los Ángeles, que después de 4 meses de suspensión de la liga, y tras disputarse algunos encuentros más de la temporada regular y los playoffs en la burbuja montada en Orlando, Florida, el 11 de octubre del presente, pudieron conquistar a costa del Miami Heat y de la mano de LeBron James su 17º campeonato de la NBA para consagrárselo a uno de sus más grandes basquetbolistas: Kobe Bryant, quien tras fallecer el 26 de enero de este año se erigió como una de las máximas leyendas de la quinteta californiana.

La contingencia sanitaria continuó dejando buenos dividendos para el deporte de Los Ángeles, pues apenas unas semanas después, el 27 de octubre, los Dodgers se proclamaron por 7ª ocasión como ganadores de la Serie Mundial de Béisbol al escribir capítulos épicos en la 116ª edición, después de pasar por una inusitada temporada regular de solo 60 partidos y una postemporada en burbujas sanitarias con sedes en California y Texas, en la que a punto estuvieron de quedar fuera en la Serie de Campeonato, al levantarse de una marca de 1-3 e imponerse a los Bravos de Atlanta en 7 juegos de la mano del mexicano Julio Urías, quien a la postre se convirtiera en una de sus máximas figuras sobre el montículo, desde donde junto a su compatriota Víctor González fueron salvador y ganador respectivamente del sexto y definitivo encuentro de la serie para dejar tendidos en el recientemente inaugurado parque de pelota de Arlington a los Tampa Bay Rays.

Pero fue justo hace una semana, que el deporte mexicano continuó poniendo literalmente a la bandera tricolor en el podio de vencedores, con su máximo referente actual en el automovilismo: Sergio ‘Checo’ Pérez, quien tras una carrera casi perfecta en el Gran Premio de Turquía consiguiera quedar en el segundo sitio en el Circuito de Estambul, solo por detrás del ahora 6 veces campeón: Lewis Hamilton, con lo que el piloto inglés se puso por delante de Michael Shumacher en el número de grandes premios ganados, y a un título del heptacampeón mundial alemán, cuya leyenda seguramente evocaremos en alguna otra edición de ‘Epopeyas… de hidalgos, heroínas y otras gestas deportivas’.

Para interactuar: La próxima semana seguiremos hablando de ‘Proezas en tiempos de Covid-19’. ¿Cuáles otras hazañas deportivas de este último año quieren que rememoremos?

E-mail: arturohenkel@gmail.com

Twitter: @arturohenkel