Realizan cátedra patrimonial en homenaje a Raúl Guerrero Guerrero

Diálogos que promueven la conservación y difusión de los bienes culturales

De manera virtual se realizó la Primera Edición de la Cátedra Patrimonial “Raúl Guerrero Guerrero”, homenaje al trabajo del destacado antropólogo hidalguense.

Con el fin de difundir el legado del destacado personaje de Hidalgo, Rosario Guerrero, presidenta de la Fundación Rosalía y Raúl Guerreo, participó en las dinámicas del 17 y 18 de junio.

En coordinación con el Instituto de Artes de la UAEH, se emprendieron diálogos con especialistas sobre la promoción, gestión, protección, conservación y difusión de los bienes culturales.

La cátedra contó con un ciclo de conferencias en las que estuvieron presentes Véronica Kugel, subsecretaria de Patrimonio y Fomento Cultural de la entidad, y Juan Luna Ruiz, adscrito a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, quienes abordaron el impacto y legado del trabajo del profesor Raúl Guerrero Guerrero.

Te sugerimos: Inicia votación del Concurso Gastronómico «¿A qué sabe la patria?»

Asimismo, Carmen Lorenzo Monterrubio, profesora investigadora de la UAEH, quien abordó el rescate etnográfico realizado por el antropólogo sobre la cultura otomí o Hñähñu.

Ejercicio cultural e histórico

Los trabajos antropológicos de Raúl Guerrero sostienen que este grupo étnico es uno de los más antiguos de Mesoamérica, el cual habitaba en la zona de Copilco y Cuicuilco; mientras que el origen de la lengua otomí data de alrededor de 3,500 A.C.

Se estableció que en sus orígenes fue un pueblo cazador recolector, que con el paso del tiempo y el asentamiento poblacional, se convirtieron en agricultores especializados en el cultivo del maguey, lo que llevó al descubriendo del pulque y el aprovechamiento de las fibras textiles.

Tras la caída de Tula y posteriormente la de Xaltocan, los otomíes emigraron hacia el Valle del Mezquital donde establecieron los señoríos independientes de Metztitlán y Tutotepec.

En estos periodos se vivió una recomposición social en la cual se unieron a otros grupos étnicos, lo que permitió modificar sus estructuras en algunos casos, mientras que en otros desaparecieron.

Te sugerimos: Inician Caravanas del Arte, Cultura y Deporte

Las investigaciones revelaron que el pueblo otomí carece de patrimonio material sobre sus orígenes prehispánicos, como estructuras piramidales, cerámica o escultura.

Esto debido a que desde sus inicios fueron un grupo sojuzgado y desplazado, que se vio asediado constantemente por otros grupos étnicos o los fenómenos naturales, y que en la actualidad su cultura se encuentra en constante movimiento.